La investigación de las fiestas de Downing Street se extiende al piso de Boris Johnson

La funcionaria que elabora el informe sobre el 'Partygate' ha recibido pruebas de que dos amigos de la esposa del 'premier' visitaron su apartamento en plenas restricciones.
El primer ministro británico, Boris Johnson, dejando su residencia oficial en el número 10 de Downing Street.
El primer ministro británico, Boris Johnson, dejando su residencia oficial en el número 10 de Downing Street.
Dan Kitwood via Getty Images

Nuevo giro en el informe que elabora la funcionaria Sue Gray sobre el escándalo de las fiestas celebradas en Downing Street durante los períodos de restricción derivados de la pandemia. Este domingo, The Sunday Times ha dado a conocer que también se está analizando si también se produjeron “eventos sociales” en el piso que el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, comparte con su esposa, Carrie Johnson.

El foco mediático continúa sobre el premier en los últimos compases de la espera de una investigación decisiva para su futuro político. Según el rotativo británico, que ya había sacado a luz distintas fiestas celebradas en Downing Street, la funcionaria ha recibido pruebas de que dos amigos de la mujer de Johnson visitaron el apartamento privado en distintas ocasiones, mientras todavía estaban vigentes la medidas de restricción social por la pandemia.

Según The Sunday Times, los invitados se trataron de Henry Newman y Josh Grimstone, quienes trabajaban en otro edificio del Gobierno y no en el propio número 10 de la afamada calle, es decir, despacho y vivienda del primer ministro británico.

La despedida del polémico Cummings

El rotativo inglés también ha revelado que hubo una fiesta el 13 de noviembre de 2020, el día que Dominic Cummings, el polémico ex asesor del jefe del Gobierno, abandonó definitivamente su labor en Downing Street.

De acuerdo con la explicación dada sobre esas citas sociales, las visitas eran de trabajo, a pesar de que Newman y Grimstone trabajaban en otro edificio del Gobierno y no en Downing Street.

El Partygate ha enfurecido al mundo político, tanto a diputados conservadores como de la oposición, así como a la población, después de que el país cumpliera con draconianas medidas restrictivas.

Algunos diputados conservadores han revelado que están dispuestos a enviar cartas al Comité 1922, que agrupa a los parlamentarios “tories” sin cartera, para pedir un proceso interno que decida si Johnson continúa o no al frente de la formación y del Ejecutivo. El citado comité debe recibir 54 misivas de los diputados para que el proceso interno pueda salir adelante.

Las cosas de Boris Johnson