INTERNACIONAL
08/01/2020 02:13 CET | Actualizado 08/01/2020 11:43 CET

Irán ataca con una docena de misiles dos bases con tropas de EEUU en Irak

El Pentágono ha confirmado el impacto, aunque no hay datos fiables sobre víctimas: Washington no da cifras y los medios iraníes hablan de 80 muertos

Irán ha respondido a Estados Unidos. El Pentágono ha confirmado este martes que más de una decena de misiles balísticos han impactado en las últimas horas en dos bases aéreas que albergan tropas estadounidenses en Irak y ha asegurado que está claro que los cohetes “se lanzaron desde Irán”.

Un portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, ha afirmado en un comunicado que todavía no está claro si ha habido víctimas y ha precisado que el ataque, una posible represalia de Irán por el asesinato por parte de EEUU del general Qasem Soleimaní, se produjo contra las bases de Al Asad y Erbil. Medios iraníes sostienen que unas 80 personas habrían muerto en esos ataques. 

En esas instalaciones se encuentran soldados norteamericanos desplegados en el marco de la coalición internacional liderada por EEUU de lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI). La Célula de Información de Irak aseguró esta mañana que, hasta el momento, no se han registrado víctimas mortales entre las filas de las fuerzas iraquíes. Alemania, Dinamarca, Noruega e Irak han comunicado que tampoco sus soldados han resultado muertos o heridos. 

“Está claro que estos misiles fueron lanzados desde Irán y dirigidos contra al menos dos bases militares iraquíes”, agrega la nota y precisa que están trabajando en las evaluaciones iniciales de los daños. 

Según el Pentágono, en esas bases permanecen tropas estadounidenses y de la coalición. “Esas bases han estado en máxima alerta debido a las señales de que el régimen de iraní planeaba atacar nuestras fuerzas e intereses en la región”, añade la declaración.

Sin embargo, en un comunicado, los Guardianes de la Revolución iraní solo citan la base de Ain al Asad y fuentes policiales y militares iraquíes confirmaron en principio a Efe también únicamente ese bombardeo y no el de Erbil.

“Al Gran Satán, el régimen cruel y arrogante de EEUU, advertimos de que cualquier otra maldad, violación u otras medidas se enfrentará a una respuesta más dolorosa y aplastante”, aseguró el Cuerpo de los Guardianes en un comunicado colgado este miércoles en su pagina web. 

Lo confirma también la policía iraquí

Una fuente de la comandancia de la Policía de Al Anbar (oeste) ha confirmado a EFE que varios misiles han sido lanzados lanzados contra la base situada en la zona de Al Bagdadi, al oeste de la capital provincial Ramadi, pero de momento se desconocen los daños materiales o personales causados por el impacto.

Mientras, otra fuente del Ejército iraquí ha detallado que 13 misiles han impactado en Ain al Asad y se han escuchado explosiones dentro del perímetro de la base, pero no ha podido confirmar si se han producido víctimas.

Según la agencia Bloomberg, que cita a la televisión iraní, el Gobierno de Irán se ha atribuido el ataque en lo que han llamado la operación Mártir Soleimani, además de amenazar con más ataques en caso de que haya una respuesta desde Washington. 

Trump ha sido informado del ataque

La Casa Blanca, por su parte, ha confirmado que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha sido informado del ataque y que se mantiene en contacto con su equipo de seguridad nacional.

“Estamos al tanto de los informes de ataques contra las instalaciones estadounidenses en Irak”, ha señalado la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, en su cuenta de Twitter. 

El país está a la espera de la declaración de su presidente sobre lo ocurrido. 

Trump, horas después de la acción militar iraní, dijo que “todo está bien”, y anticipó que este miércoles hará hará una declaración al respecto. “Tenemos el ejército más poderoso y bien equipado en cualquier parte del mundo, con diferencia”, escribió el gobernante en su cuenta de Twitter. El presidente ratificó en su mensaje que los misiles fueron lanzados “desde Irán hacia dos bases militares situadas en Irak”. Trump agregó que están evaluando víctimas y daños, sin abundar en mayores detalles.

En diciembre de 2018, Trump visitó junto a su esposa, Melania, la base aérea Al Asad, situada al oeste de Bagdad. En noviembre pasado, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y su esposa Karen, también visitaron esa instalación y sirvieron una comida de Acción de Gracias a unos 150 militares estadounidenses.

Un portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, indicó que el presidente estadounidense habló con la canciller alemana, Angela Merkel, sobre la situación de seguridad en Medio Oriente y en Libia y que acordaron mantener una coordinación estrecha.

También dialogó con el emir de Qatar, Tamim bin Hamad al Zani, sobre la situación en Irak e Irán, así como sobre asuntos bilaterales y regionales cruciales, apuntó Deere en su cuenta de Twitter.

Después de los informes procedentes de Irak, el mandatario se reunió con los secretarios de Estado, Mike Pompeo, y de Defensa, Mark Esper, así como con el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, según versiones de periodistas.

“No es el momento adecuado para salir de Irak”

Horas antes de conocerse del ataque, el gobernante estadounidense había descartado que planee sacar próximamente a las tropas de Irak y había su amenaza de atacar objetivos culturales iraníes, al comprometerse a “obedecer las leyes” internacionales en ese sentido.

“En algún momento queremos salir (de Irak), pero este no es el momento adecuado”, subrayó Trump, al añadir que esa retirada “sería lo peor que le puede pasar a Irak” porque ampliaría la “presencia” de Irán en el país.

Estados Unidos tiene entre 5.000 y 6.000 militares en Irak, según distintas estimaciones, y el asesinato el pasado 3 de enero del general iraní Qasem Soleimaní en una operación del país en Bagdad ha aumentado la presión en el país árabe a favor de una retirada de las tropas internacionales.

Las aerolíneas de EEUU ya no pueden sobrevolar la zona

Por su parte, la Administración Federal de Aviación (FAA) prohibió este martes que las aerolíneas comerciales de EEUU operen sobre el espacio aéreo de Irak e Irán, y sobre los golfos Pérsico y de Omán, tras el ataque de esta madrugada.

En un comunicado, la agencia federal que regula la aviación civil en Estados Unidos emitió un “aviso a navegantes” (NOTAM, en inglés) para informar de la restricción.

La FAA indicó que “continuará vigilando de cerca los acontecimientos en el Medio Oriente” y compartiendo información con los transportadores aéreos estadounidenses y las autoridades de aviación civil extranjeras.

El HUFFPOST PARA EL ÁGUILA