Estas son las dos únicas joyas con las que enterrarán a Isabel II

Y quién heredará algunas de sus principales piezas.
|
La reina Isabel II y Felipe de Edimburgo camino al Jubileo de Diamante en 2015.
Max Mumby/Indigo via Getty Images
La reina Isabel II y Felipe de Edimburgo camino al Jubileo de Diamante en 2015.

Isabel II ya está en Londres. Este miércoles su féretro será trasladado en una procesión fúnebre con toda la familia real desde Buckingham hasta Westminster, sede de las cámaras parlamentarias del Reino Unido.

Desde entonces y hasta el funeral de Estado del próximo lunes, el ataúd de la monarca reposará en una capilla ardiente en el palacio de Westminster, a la que el pueblo británico podrá acudir para despedirse de ella.

Los numerosos desplazamientos y actos protocolarios que sigue el féretro desde el fallecimiento de la monarca el pasado jueves 8 de septiembre han dado pie a abrir numerosos temas de conversación sobre su despedida. Entre otros, se ha hablado también de qué piezas de su valioso joyero llevará la reina el día de su adiós definitivo.

Según contó Lisa Levison, jefa de comunicación del Natural Diamond Council, a Metro.co.uk, “es poco probable” que lleve demasiadas joyas y apostó porque portará su “simple anillo de bodas de oro galés y un par de pendientes de perlas para descansar”.

Esta sortija fue fabricada con oro de la mina de Clogau St. David y no es el único de la familia real hecho con oro galés, ya que se considera una tradición. Las princesas Margarita (1960), Ana (1973) y Diana (1981) también los tuvieron antes de que se agotara. El anillo de bodas de la duquesa de Cambridge se creó más tarde a partir de una pieza de oro galés regalada por la reina.

La especialista señaló que el que tiene verdadero valor es el anillo de compromiso de la reina, que contiene diamantes tomados de una tiara propiedad de la madre del príncipe Felipe, Alicia de Battenberg. Además, añadió que ese anillo —con un mayor valor sentimental que el propio anillo de bodas— lo tenga probablemente la princesa Ana, quien ha sido la encargada de acompañarla en cada uno de los traslados de sus últimos días. De esta forma se quedaría en el Reino Unido y pasaría a formar parte de la Corona británica.

La reina nunca se quitó esta pieza, que además contenía un mensaje secreto que solo conocía la pareja y, ahora, su hija Ana. En ese anillo, además de lo mencionado, también se encontraba otra joya de una tiara de regalo del zar Nicolás II, según la revista Diners.

Isabel II tenía una colección de joyas con más de 300 piezas, incluidos 98 broches, 46 collares, 34 pares de pendientes, 15 anillos, 14 relojes y cinco colgantes. Es probable que este joyero supere los 120 millones de euros, pero es imposible saberlo con certeza.

Con respecto a quién heredará las joyas, se desconoce a quién destinará cada una, pero sí que modificó su testamento, tal y como informa ¡Hola!, y que dejaría gran parte a la actual reina consorte, Camilla Parker Bowles, y a la princesa de Gales, Kate Middleton, así como a su hija Charlotte.

Escocia se despide de Isabel II

Escocia se despide de Isabel II

Sugiere una corrección