VIRALES
10/07/2019 11:26 CEST

Javi Poves, de dejar el fútbol de Primera por sus ideales, a defender que la Tierra es plana

El exfutbolista también carga contra el ministro Pedro Duque, al que le acusa de "impostor".

Youtube (Movistar)

Javi Poves llegó a la élite como futbolista, logró debutar en Primera División de la mano del Sporting de Gijón en 2010 y cuando nadie lo esperaba dejó el fútbol en 2011. “Es dinero, corrupción y capitalismo”, resumió a los pocos días de colgar las botas. 

Ocho años después, este madrileño de 32 años ha entrado en la esfera pública por la puerta grande de la mano del antiguo Móstoles Balompié o, como dice su nuevo nombre, Flat Earth. Terraplanista convencido, Poves se dedica a arremeter tanto contra la NASA como contra el ministro Pedro Duque.

Poves comenzó a creer en esta teoría, contra la que obviamente carga toda la comunidad científica, cuando profundizó en la mecánica de fluidos: “El agua no se curva, no hay experimento que lo consiga lograr en grandes cantidades y mucho menos que la pueda fijar. Ahí te empiezas a dar cuenta que el modelo heliocéntrico es muy loco”.

Para él, todo empieza en la religión jesuita, de la que afirma que su papel ha sido fundamental, ya que asegura que “han creado una ingeniería social de unas creencias determinadas que te dicen en lo que tienes creer y en lo que no”.

Por ello y para que su espíritu se sienta “orgulloso” ha decidido crear el Flat Earth. Aterrizó en el club madrileño hace tres años en Primera Regional y ahora con el ascenso del Móstoles Balompié a Tercera División ha terminado por cambiar el nombre a Flat Earth. “Somos un equipo muy joven y no tenemos afición”, comenta Poves, que les manda un mensaje a la gente de la localidad del sur de Madrid. 

“Móstoles tiene que entender que es una cuestión mundial, no regional. Si alguna persona se siente dolida, yo le digo que me siento dolido por las políticas que sufrimos”, les avisa.

Pero no por el hecho de ser un club con esta línea de pensamiento es un equipo exclusivo con los jugadores que opinan diferente a él. Por ello no tiene miedo a que pueda alejar a un futbolista a defender su escudo en el verde. “Como mucho rogaría a Messi y tampoco. Si al futbolista le pagas bien y lo posicionas a nivel mundial… No son tontos, aunque muchos se piensen que sí”, advierte..

Poves descarta la idea de un precipicio que sea el fin del mundo, pero cree que la tierra es algo similar al universo de Juego de Tronos y no duda en mencionar algo como el más allá del muro. “Hay un montón de mapas medievales que hablan de tierras más allá del hielo. No está comprobado pero yo creo en ello”. Él afirma que se firmaron tratados después de la Segunda Guerra Mundial para no ir a los polos y dice que si tanto se tienen que ocultar es por algo. “Yo quiero ir y no me dejan”, resume.

El presidente del Móstoles Balompié no duda en posicionarse en contra de toda la comunidad científica internacional y del modelo heliocéntrico, así como en descartar tanto los movimientos de rotación como de traslación.

“Hay jugadores europeos, sudamericanos y algún cantante entre otros que se han puesto en contacto conmigo”, se excusa en que no es el único, ya que, como dice, busca unir a todas las personas con esta mentalidad alrededor de su club de fútbol.

Por ello no duda en atacar al ministro Pedro Duque, que ha visto desde el espacio que la Tierra es redonda, y a la NASA. Tanto al ministro como a la agencia estadounidenses las califica como mentirosas. 

“Un tío que se ha hecho millonario por contar mentiras y milongas”, concreta sobre Duque, mientras que a la NASA la considera la “mayor empresa de marketing jamás creada junto a Disney”.

A las fotos de la NASA en las que se puede ver la tierra esférica les saca el defecto de estar hecha sobre un croma. Y lo indica con rotundidad: “No es posible salir de aquí porque el motor de combustión deja de combustionar a unos 100km de altura. A todas las grabaciones que se hacen desde la Estación Espacial Internacional se les pueden encontrar miles de fallos. No hay evidencias de que esa gente haya estado allá arriba, pero tenemos tanta presión oficial que somos capaces de saber lo que hay a 500.000 millones de kilómetros. ¡Basta ya. Los avances hay que demostrarlos!”.  

El nombre de Felix Baumgartner, el saltador base austríaco que se lanzó desde la estratosfera en 2012, también le genera crispación. “Si te cojo su vídeo creo que te ríes. Es tan fácil pillar esa basura que es una aberración para mi inteligencia”, indica, antes de desmenuzar el salto desde casi 39.000 metros de altura.

“Es imposible alcanzar la velocidad del sonido, al principio en un cuerpo en caída libre hay una aceleración muy fuerte, pero luego se estabiliza porque es imposible seguir esa velocidad. A esa velocidad con la fuerza centrífuga estaría muerto”, continúa. De la misma forma, reta a buscar un cámara capaz de seguir al cuerpo cayendo durante 39 kilómetros a más de 1.000 km/h y sin perder el objetivo de vista. 

Además, destaca que el hecho de dejar el fútbol nada más aterrizar en la élite que le sirve de aval para que la gente no piense que lo hace por lucrarse de manera personal: “Si la pregunta es si Javi Poves se va a hacer millonario con esto, la respuesta es no. Yo quiero potenciar esto, me la suda el dinero. Si alguna vez me llega es para usarlo. Para poder conseguir cosas guays necesitas dinero. Si cuando lo tenga falle y me compro un Mercedes, regalo el club”.

Photo gallery Las mejores fotos de España que tiene el archivo de la NASA See Gallery

ESPECIAL PUBLICIDAD