Jeff Bezos, más allá de Amazon: mensajes eróticos y un divorcio millonario

El hombre más rico del mundo deja de ser el CEO de Amazon buscando la tranquilidad junto a su nueva novia.
Jeff Bezos y su novia la presentadora Lauren Sanchez en un partido de Wimbeldon en Londres.
Jeff Bezos y su novia la presentadora Lauren Sanchez en un partido de Wimbeldon en Londres.

Con más de 160 mil millones de euros y tras 27 años al frente de su compañía, Jeff Bezos anunció este martes que dejaría de ser CEO de Amazon antes del verano de 2021. La noticia ha pillado por sorpresa a todo el mundo y con ella se abren todas las incógnitas sobre qué hará ahora el hombre más rico del mundo.

Lo único que ha dejado claro por el momento es que su sustituto será Andy Jassy, actual jefe del servicio de computación en nube Amazon Web Services (AWS), y que él dejará de ser director operativo para pasar a ser “presidente ejecutivo de la junta”.

Durante sus años al frente de su compañía, Bezos ha tratado de dejar apartado su lado más “personal”, pero no ha podido evitar que algunos escándalos salpiquen su trayectoria.

“Quiero besarte ahora mismo y penetrarte lenta y suavemente”: los mensajes calientes con su amante

A mediados de 2019 el diario estadounidense National Enquirer publicaba una serie de mensajes subiditos de tono de Bezos con su amante, Lauren Sánchez, apenas unos cinco meses después de que se hiciese público el divorcio del dueño de Amazon con su mujer, la agente de Hollywood MacKenzie Scott.

En los mensajes de texto se incluían también imágenes sin camiseta, posados sexys desde la cama y una cantidad de proposiciones sexuales que dejan como infantiles las de Pérez-Galdós y Pardo Bazán. “Te echo de menos. Quiero besarte ahora mismo y penetrarte lenta y suavemente. Y tal vez por la mañana te despierte y no sea tan amable contigo”, se podía leer en uno de ellos.

“Quiero olerte, quiero inhalarte. Quiero abrazarte fuerte... Quiero besarte los labios... Te quiero. Estoy enamorado de ti”, se leía en otro.

Bezos apuntó entonces a una extorsión por parte del tabloide estadounidense al amenazarle con publicar este tipo de mensajes y una serie de imágenes explícitas en las que el magnate aparecía desnudo. “Captaron mi atención. Pero no como probablemente esperaban. No importa la vergüenza personal que pueda sentir porque hay algo más importante. Si yo, en mi posición, no puedo enfrentarme a este tipo de extorsión... ¿Cuánta gente puede hacerlo?”, dijo entonces.

Según informó entonces el magnate, la extorsión —por la que le pedían más de 166 millones de euros— estaba relacionada con Donald Trump y tenía vínculos con Arabia Saudí. Después de varios rumores que apuntaban al hermano de Sánchez como posible responsable de las filtraciones, en enero de 2020 se confirmó que el príncipe heredero saudí había tratado de hackear su terminal.

Jeff Bezos y MacKenzie Scott en la fiesta de los Oscar de 'Vanity Fair' en 2018.
Jeff Bezos y MacKenzie Scott en la fiesta de los Oscar de 'Vanity Fair' en 2018.

Un divorcio multimillonario con una buena causa

Tras anunciarse su divorcio en enero de 2019, Scott pasó directamente a ser la mujer más rica del mundo al recibir una participación del 4% en Amazon, es decir, unos 60 mil millones de euros.

Pero la fortuna le duró poco. Scott, muy dada a la filantropía, optó por donarlo a más de 116 organizaciones sin ánimo de lucro dedicadas a la igualdad de género, los derechos LGTBI, la igualdad racial o la salud pública, entre otras. Algo que, hasta el momento, Bezos no ha hecho.

La infidelidad que descubrió por los viajes en el jet privado de su marido junto a Lauren Sánchez le ha servido para alzarse como la 12ª persona más rica del mundo, según el índice de Bloomberg, incluso por delante de Amancio Ortega.

Por su parte, Bezos ha mostrado su pasión en público con su nueva novia como nunca lo había hecho. Ambos dieron rienda suelta a su amor en un partido de tenis en Wimbledon en 2019, al que fueron incluso conjuntados.

Todo apunta a que, de cara al futuro, Bezos pretende disfrutar de su nuevo amor siendo con un perfil menos mediático. Eso sí, lo hará apartado de los escándalos en su mansión de 137 millones de euros.

El hallazgo del CEO de Amazon Jeff Bezos