Stoltenberg: "La guerra de Ucrania comenzó en 2014, no en febrero de 2022"

El secretario general de la OTAN ha hecho referencia a la anexión de Crimea por parte de Putin.
|

“La guerra de Ucrania no comenzó el 24 de febrero de 2022, sino en 2014”, ha apuntado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la comparecencia con la que ha cerrado la agenda oficial de este miércoles.

El primer día de la cumbre ha servido para aprobar la nueva hoja de ruta de la alianza, el nuevo ‘Concepto Estratégico’ que incluye la calificación de Rusia como “más significativa y directa amenaza a la seguridad de los aliados y a la paz y estabilidad del área euroatlántica”

En su última intervención del día desde el ‘cuartel general’ de la OTAN estos días en Madrid el dirigente ha recordado que su organización no se ha visto sorprendida por el comienzo de la invasión decretada por Putin, ya que “nos preparamos para una confrontación con Rusia desde 2014″.

En ese año, Putin ordenó la anexión de la Península de Crimea, territorio ucraniano que reclamaba en base a ‘derechos históricos’. Ocho años después, Ucrania sigue sin reconocer la titularidad rusa del territorio y continúa siendo un caballo de batalla militar y diplomático entre Kiev y Moscú.

Previsión de una guerra larga

Los aliados han dado luz verde a un paquete integral de asistencia a Kiev que incluye comunicaciones seguras, combustible, suministros médicos y armaduras corporales, así como equipos para hacer frente a minas y amenazas químicas y biológicas. También, “cientos de sistemas portátiles antidrones”, como parte de un plan en el que “a más largo plazo ayudaremos a Ucrania a pasar de equipamiento de la era soviética a un equipamiento moderno de la OTAN”, señaló Stoltenberg.

Además, ha remarcado que los países de la OTAN darán apoyo a Ucrania “mientras sea necesario”, y que los aliados deben estar “preparados para el largo plazo”, porque las guerras son impredecibles.