INTERNACIONAL
16/06/2021 20:09 CEST | Actualizado 16/06/2021 20:21 CEST

Biden: "No nos vamos a abrazar, pero ni a Rusia ni a EEUU nos interesa otra Guerra Fría"

El presidente de EEUU ha trasladado a Putin que la agenda de su Administración “no es contra Rusia”.

Mikhail Svetlov via Getty Images
Biden sonríe a la entrada a su reunión con Putin


El presidente de EEUU, Joe Biden, ha adelantado que en el encuentro con su homólogo ruso, Vladimir Putin, han acordado que si no logran avanzar en la agenda bilateral que han establecido “en tres o seis meses” podrían volver a reunirse. Ha calificado como “productivo” el encuentro, en el que ha llamado a favorecer la cooperación entre ambos países frente al conflicto.

En una rueda de prensa, Biden ha explicado que durante la reunión ha trasladado a Putin que la agenda de su Administración “no es contra Rusia”, sino para defender “al pueblo estadounidense”.

En este sentido, el jefe de la Casa Blanca ha indicado que “el tono de la reunión ha sido muy productivo y positivo”, a pesar de que hay algunos puntos “en los que no estuvimos de acuerdo”. También ha apuntado que “Rusia tiene que decidir qué quiere ser de mayor”, en relación a su Gobierno y sus relaciones.

En el peor momento diplomático entre ambos países desde la Guerra Fría, uno y otro han llamado a la concordia. Para Biden, la situación no llega a un nivel tan preocupante: “No nos vamos a abrazar, pero ni a ellos ni a nosotros nos interesa entrar en una nueva Guerra Fría”.

 

En relación a los Derechos Humanos, y en referencia al caso del opositor ruso encarcelado Alexei Navalni, Biden ha comunicado a Putin que “no se trata solo de perseguir a Rusia cuando violan los Derechos Humanos, se trata de quiénes somos”, por lo que seguirá planteando “cuestiones de libertades fundamentales”.

En este sentido, ha advertido de que “las consecuencias” de una hipotética muerte de Navalni “serían terribles para Rusia”.

Biden ha confirmado la información que había proporcionado el propio Putin en rueda de prensa tras la cumbre de que los embajadores ruso y estadounidense volverán a sus puestos diplomáticos, después de abandonar Moscú y Washington en abril, tras una batería de sanciones impuestas desde la Casa Blanca.

NUEVOS TIEMPOS