Jordi Évole lanza una rotunda frase (y una pregunta) para resumir lo ocurrido en Barcelona

"¿Qué nos extraña?".
|
El periodista Jordi Évole.
El periodista Jordi Évole.
Getty Images

El popular periodista de laSexta Jordi Évole ha utilizado su perfil de Twitter para reaccionar y condenar el boicot que se ha vivido este miércoles durante el homenaje del quinto aniversario de los atentados del 17-A en Las Ramblas y en Cambrils.

Antes, durante y después del acto, decenas de personas concentradas en los alrededores han abucheado a los representantes políticos que se encontraban presidiendo el acto tras las víctimas. Entre los gritos se han escuchado algunos como “queremos la verdad”, “vergüenza” y “vosotros, fascistas, sois los terroristas”.

Pero el peor momento ha llegado cuando un hombre ha roto el minuto de silencio con gritos de “España es un estado asesino”, “queremos la verdad” e “hipócritas”.

Además, las personas que han boicoteado el acto, para asombro de algunas de las víctimas, que estaban muy emocionadas, han acabado coreando Els Segadors y gritando a favor de la independencia.

Laura Borràs, la expresidenta del Parlament y líder de JxCAT, también ha querido ser protagonista. La política catalana se ha acercado a uno de los grupos que ha protagonizado la protesta y ha sido recibida con una ovación y gritos de “presidenta, presidenta”, mientras la animaban a “romper el Govern”.

Évole, ante todo lo que se ha vivido, ha querido reflexionar con una frase y una pregunta publicadas a través de su cuenta de Twitter: “El fanatismo rompiendo un minuto de silencio contra el fanatismo. ¿Qué nos extraña si es lo que se ha sembrado?”.

“Con la misma contundencia que utilizamos desde hace 5 años para reclamar una comisión de investigación conviene decir que no respetar un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas de un atentado es miserable”, ha asegurado.

Además, ha sentenciado lo siguiente: “Y sacar rédito político de ello, despreciable. No en mi nombre”.

Celebrities Attend La Sexta 2008-2009 Season Photocall

La evolución de Jordi Évole