POLÍTICA
10/05/2021 11:50 CEST | Actualizado 10/05/2021 15:58 CEST

ERC rompe las negociaciones con Junts y Jordi Sànchez amenaza con forzar nuevas elecciones en Cataluña

Junts asegura que si no logra el acuerdo con ERC hará públicos los documentos de la negociación. ERC insiste en que ya solo negociará un Govern en solitario.

Getty
Jordi Sanchez abandona la prisión de Lledoners

El reloj sigue avanzando, quedan apenas 16 días para evitar nuevas elecciones en Cataluña y las posturas de los dos potenciales aliados para conformar nuevo gobierno están más lejos que nunca. ERC ha decidido romper las negociaciones con Junts para lograr un ejecutivo de coalición y el secretario general de Junts ha amenazado con forzar la repetición de comicios. 

Con la situación tensionada al extremo, ambos bandos aún conceden una leve opción al entendimiento y este lunes celebrarán una nueva reunión a lo largo de la tarde después del penúltimo cruce de acusaciones. Ambas fuerzas aseguran que lo último que desean es volver a las urnas, pero el plazo legal para investir a un presidente expira el 26 de mayo.

Jordi Sànchez ha avisado este lunes a Esquerra del riesgo de situar las negociaciones en un punto que puede llevar a una repetición electoral, y ha asegurado que no darán “gratis” sus votos para facilitar un Govern de ERC y comuns que, cree, no será independentista. Su mensaje llega después de que los republicanos diesen por finiquitadas las opciones de acuerdo con ellos.

La baraja se rompió este pasado sábado, cuando el candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, anunció que ya no seguiría negociando un gobierno de coalición con JxCat, casi tres meses después de las elecciones del 14F, y que a partir de ahora solo contemplaría gobernar en solitario. Dos días más tarde, la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta ha explicado que su partido se siente “decepcionado y estafado” por JxCat.

Por ello, a partir de ahora, ha indicado, solo negociarán un Govern en solitario, con el apoyo externo de JxCat, la CUP y los comunes, para no dilatar más unas negociaciones que, defienden los republicanos, solo llevaban al bloqueo.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Sànchez ha sido directo: “No es razonable que, cuando faltan 16 días para llegar a la fecha límite, haya un volantazo tan brusco, que pone clarísimamente en riesgo todo el trabajo hecho hasta ahora”. “Pretender que haya una investidura de trámite con el argumento de que no nos hemos puesto de acuerdo es llevar al límite una voluntad negociadora y situarse, si no hay rectificación, a los pies de un abismo que nos puede llevar a un accidente autoprovocado y a unas nuevas elecciones”, ha sostenido.

Tras asegurar que desde el viernes ha hablado con el candidato de ERC, Pere Aragonès, ha insistido en que se pueden reconducir las negociaciones, pero considera que no es razonable “pretender una investidura con 33 escaños con la promesa de que ya se llegará a un acuerdo más adelante”.

“En política debe haber generosidad, capacidad de acuerdo, y no giros repentinos que nos dejen a todos descolocados con la amenaza de riesgo de nuevas elecciones y de intentar lograr un apoyo que las urnas no les han dado”, ha apuntado Sànchez, que ve inaudito que Aragonès quiere seguir negociando con Junts sólo para facilitar su investidura y no para cerrar ahora un acuerdo de coalición.

ERC habla de “paso firme” y no de “jugada táctica”

Desde ERC aclaran que los pasan por investir urgentemente a Aragonès, empezar a gobernar en solitario y, a lo largo de la legislatura, plantearse la incorporación de JxCat al Govern: “Hemos de hacer ya una investidura y un Govern, porque si no nos vamos a elecciones”. Marta Vilalta espera que JxCat “cumpla su palabra” y permita con sus votos que Aragonès sea investido aunque no haya acuerdo de gobierno.

“Es un paso firme, no una jugada táctica”, ha recalcado Vilalta, para dejar claro que en los días que quedan hasta el 26 de mayo ya no contempla negociar un Govern con JxCat, partido en el que ve “división interna”.

Seguir negociando

A su juicio, Aragonès “no puede tener más tolerancia con el Gobierno de Pedro Sánchez que con los compañeros independentistas”, por lo que ha apostando por seguir negociando y por superar las diferencias y desconfianzas.

Según Sànchez, sólo un acuerdo de legislatura entre ERC, Junts y la CUP permitirá tener un Govern independentista, y por ello ha pedido a Aragonès que acuda a la cárcel de Lledoners para seguir negociando y también está dispuesto a pedir un permiso para encontrarse, después de que el viernes anulara a última hora un encuentro con Aragonès, según fuentes republicanas.

No regalaremos una investidura con una ambigüedad de ERCJordi Sànchez, secretario general de Junts

También ha advertido de que probablemente Aragonès se ha visto “tutelado” por una parte de su partido que se opone a un Govern con Junts, citando nombres como los de Joan Tardà y Gabriel Rufián, y ha emplazado al candidato republicano a imponer su autoridad en ERC y decidir si quiere un acuerdo con Junts o con los comuns.

Según Sànchez, él manifestó que no se opondrían a un Govern de ERC y comuns si es la voluntad de los republicanos, pero ha avisado de que no cuenten con los votos “gratis” de su partido para facilitar un Govern que, a su juicio, no será independentista.

“ERC debe decidir si quiere un acuerdo con los comuns, y en consecuencia renunciar a la independencia. No regalaremos una investidura con una ambigüedad de ERC”, ha avisado. Además, ha explicado que si no logran el acuerdo con ERC harán públicos los documentos de la negociación para que los conozca la ciudadanía.

Sànchez se ha ofrecido a reunirse con Aragonès, en la cárcel de Lledoners (Barcelona) o fuera de ella -para lo que tendría que pedir un permiso penitenciario-, para retomar así las negociaciones, y ha diluido -con nuevas condiciones no especificadas hasta ahora- su predisposición a facilitar un Govern en solitario de ERC.

NUEVOS TIEMPOS