TENDENCIAS
10/09/2019 11:01 CEST | Actualizado 10/09/2019 11:03 CEST

Jorge Javier Vázquez, sobre María Teresa Campos: "Es dura pero no es Lucifer"

"Uno de mis miedos recurrentes que le contaba a mi psicóloga era encontrármela".

Borja B. Hojas via Getty Images
El presentador Jorge Javier Vazquez, en un evento en Madrid el 4 julio de 2019. 

De la admiración a la amistad, aunque pasando por el temor y el enfado. La relación entre dos grandes televisivos, Jorge Javier Vázquez y María Teresa Campos, ha pasado por todas esas etapas, como ha confesado el primero este martes en su blog de la revista Lecturas.

El presentador de GH VIP 7 dedica su texto a defender a la matriarca de las Campos, precisamente después de que este fin de semana sus hijas —Terelu y Carmen Borrego— hayan denunciado el acoso de Telecinco hacia su madre.

Vázquez recuerda que la admira desde que era adolescente y la veía presentar La Tarde de TVE. “Desde el principio, vi algo en ella que me atrapó. Para empezar, no era una jovencita ni un bellezón, que era lo que se estilaba [...] Tenía marcha, mundo y era combativa”, alaba. 

Según Vázquez, Campos fue “de las primeras que enarboló la bandera del feminismo en televisión” y la admiraba de tal manera que jamás se imaginó que podrían llegar a tener relación profesional o personal. 

NurPhoto via Getty Images
María Teresa Campos, en la presentación del libro de Borja Terán el 19 de junio de 2019 en Madrid. 

Esa relación atravesó ciertos baches, como reconoce el presentador. “Cuando estaba en Aquí hay tomate la cogimos por banda y le dimos cera para aburrir. No supe cortar a tiempo y recuerdo que uno de mis miedos recurrentes que le contaba a mi psicóloga era encontrármela”, admite. 

Su temor era tal que dejó de acudir a algunos eventos y “paseaba por los aeropuertos con los radares encendidos” por si se topaba con ella.

La reconciliación tuvo lugar en una cena con Carmen Rigalt como anfitriona, pero tiempo después volvieron a la gresca con una discusión en Sálvame: “Me largué del plató porque ella sabe cómo sacarte de quicio sin que se note”.

En su opinión, María Teresa Campos “no es perfecta” y el éxito la colocó “en un lugar difícil”, al estar rodeada de “pelotas”. “He trabajado con ella y era dura, pero es que esta no es una profesión de débiles. Pero, vamos, que tampoco era Lucifer”, señala. 

Jorge Javier Vázquez remata su defensa señalando que este lunes la llamó por teléfono: “Me olvidé decirle que si no fuera tan grande no hablarían de ella [...] Por cierto, la Campos no es mala persona. Si lo fuera, no hubiese escrito este artículo”. Puedes leer el post completo aquí.

ESPACIO ECO