"José Luis Fernández (Pancho) tuvo sus problemas en el pasado, pero ese capítulo de su vida ya pasó"

Maribel Verdú Verdú ejerce como portavoz del que fuera actor de 'Verano Azul' y desmiente que esté ingresado en un psiquiátrico.
|
José Luis Fernández —Pancho en 'Verano Azul'— junto a su amiga Maribel Verdú Verdú hace unas semanas.
José Luis Fernández —Pancho en 'Verano Azul'— junto a su amiga Maribel Verdú Verdú hace unas semanas.
MARIBEL VERDÚ VERDÚ

A principios de esta semana fuimos muchos los medios que nos hicimos eco del supuesto ingreso en un psiquiátrico de José Luis Fernández, el actor que dio vida a Pancho en Verano Azul, a partir de unas declaraciones de la actriz María Garralón en el estreno de la obra de teatro Palabras encadenadas.

A las pocas horas, Maribel Verdú Verdú, experta en la mítica serie y amiga de algunos de los actores, se apresuró a desmentir tajantemente en redes sociales esta información. El HuffPost ha hablado con Verdú, que en estos días está actuando como portavoz de José Luis Fernández para desmentir lo que se publicó.

“María (Garralón), que fue una madre para todos estos chicos, está superdolida por todo lo que se está diciendo porque sabe el daño que esto puedo causar. Y encima que le imputen que es la que ha desencadenado todo esto, es muy fuerte. Yo estoy muy afectada porque sé lo mal que lo están pasando los dos”.

Según Verdú, en ningún momento de esa citada entrevista María Garralón contó que Fernández estuviese ingresado ni especuló sobre su estado de salud. Se limitó a afirmar que él está bien, que se emociona cuando habla con alguno de los que fueron sus compañeros de andanzas veraniegas en Nerja y que entre ellos se siguen queriendo mucho.

Sin tener claro de dónde partió esa información, Maribel se muestra indignada porque no se haya contrastado. ”¿Porque uno vaya a una clínica a consulta, que no sé si eso es lo que ha pasado, se puede concluir que está ingresado en ese psiquiátrico? Pero cuando lo sacas a un medio de comunicación tienes que haberlo confirmado, tienes que tener una fuente que lo corrobore. Él está harto”, expresa enfadada.

″Él no se enorgullece de su pasado pero siguió su vida y vive tranquilamente. Lo asumió y lo superó, pero no le dejan olvidarlo y pasar página”, continúa. Y reconoce que esta es la primera vez en todos estos años en los que han salido a defenderle y a dejar clara la postura de José Luis porque ”él ya no es Pancho, es José Luis Fernández Expósito”.

Uno de las noticias que más dio que hablar sobre él se publicó en 1989 en el El País y le hacía protagonista de un atraco a punta de pistola a una ciudadana francesa por el que fue detenido. “Llevo tantos años queriendo desmentir esto. Algo ocurrió, pero nada que ver con un atraco a una mujer o con que fue a la cárcel. Ojalá pudiese contar la historia al detalle, pero no puedo si él no quiere”, revela la investigadora.

Ciertamente, desde la esfera pública a José Luis se le ha colocado la etiqueta de ‘juguete roto’. “Pues sí... Y él reconoció que tuvo sus problemas, no estoy descubriendo nada. Ahora la gente dice ‘uy, se le ve muy estropeado’. Pero perdón, está estupendo, ¡es que va a cumplir 59 años en diciembre! Y bueno, quizás esos problemas de su pasado pueden haberle dejado alguna secuela, como a todos”, reconoce.

″Él es un luchador, que se reinventa, que vive con ilusión y ese es un capítulo de su vida que ya pasó, ¿Ahora, que está estupendo y vive tranquilo, que tiene su trabajo, su vida fuera de la esfera pública y a sus amigos, sale esta mierda? Y no olvidemos que también tiene una familia y que también les afecta mucho. Su madre tiene 84 años y no tiene por qué volver a sufrir esta pesadilla”, protesta Verdú.

Nos adelanta la investigadora y experta en la serie que quizá pronto veamos a José Luis Fernández en un acto público. Podría ser en la presentación en Madrid de su libro Otra mirada a aquel verano azul, un homenaje a la serie pero, sobre todo, a los que la hicieron posible pero de los que nada se sabe. Esa presentación podría ser el reencuentro de los protagonistas de Verano Azul 40 años después.