NOTICIAS
29/07/2021 12:28 CEST | Actualizado 29/07/2021 12:31 CEST

El juez archiva una de las querellas por genocidio contra Brahim Ghali

El magistrado Santiago Pedraz explica que no se aprecia comisión de delito por parte del líder del Frente Polisario y que los testimonios son contradictorios.

RYAD KRAMDI via AFP via Getty Images
Brahim Ghali, líder del Frente Polisario

El juez Santiago Pedraz ha dado carpetazo a una de las querellas por las que se acusaba al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, de genocidio. El magistrado de la Audiencia Nacional ha archivado la denuncia que había presentado la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEH), al no apreciar comisión de delito en relación con los hechos presuntamente cometidos contra ciudadanos marroquíes entre 1975 y 1990.

Además, en el auto judicial ha quedado plasmado que de existir algún tipo de delito, habría prescrito. El juez también ha precisado que los testimonios de los testigos contradicen las afirmaciones de la querella y que “no hay rastros de esos subgrupos” víctimas del investigado.

La querella se presentó en 2008 contra trece militares marroquíes por delitos de genocidio en concurso con asesinato, lesiones, detención ilegal, terrorismo, torturas y desapariciones. No obstante, el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática todavía tiene otras causas pendientes en España.

Ante la imprescriptibilidad del delito de genocidio

En virtud del Código Penal vigente en la época en la que se cometieron los hechos, el de 1973, los delitos estarían prescritos al haber excedido los 20 años previstos en la ley. Pedraz ha recordado que dicho Código Penal no contemplaba la regulación del delito de genocidio imputado en la querella y que fue el texto de 1995 el que incorporó este delito y lo declaró imprescriptible.

El magistrado ha concretado en el auto que, sin necesidad de analizar si los hechos podrían constituir el delito de genocidio, las conductas expuestas en la querella no integran todos los elementos que requiere este tipo delictivo. “La intención conjunta que guía, según la querella, a los asesinatos y torturas a los disidentes de destruir total o parcialmente el propio grupo nacional al que pertenecen”, ha detallado para sentenciar que no hay rastros de esos subgrupos en los que dividen al pueblo saharaui según su localización geográfica.