INTERNACIONAL
22/10/2019 12:58 CEST | Actualizado 30/10/2019 09:40 CET

Juncker se despide pidiendo "luchar contra los nacionalismos estúpidos"

"La Unión Europea solo saldrá adelante si actúa de forma unida", ha advertido.

REUTERS
Juncker y Tusk este martes en Estrasburgo

ESTRASBURGO.- El hasta ahora presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, se ha despedido en la sesión plenaria de esta semana en Estrasburgo ante el Parlamento Europeo, agradeciendo a Donald Tusk, de quien ha dicho ser “su mellizo”, su colaboración y predisposición al trabajo conjunto en todo momento. “Esto no hubiera sido lo mismo sin ti”, ha manifestado.

Con una agenda marcada por el Brexit, al que se ha referido como “una pérdida de tiempo y de energía”, y a la espera de que el Parlamento británico ratifique el acuerdo alcanzado con la UE, Juncker ha hecho balance de los cinco años que ha estado al frente de la Comisión, asegurando que tras encontrarse una Europa “frágil” y “mal amada”, se va con la seguridad de haber cumplido satisfactoriamente con sus funciones. Eso sí, ha lanzado una advertencia a la Eurocámara: la Unión Europea (UE) solo saldrá adelante si actúa de forma unida. En este sentido, ha instado a luchar contra “los nacionalismos estúpidos y estrechos de miras” en el continente.

“Cuidad de Europa y combatid con todas vuestras fuerzas los nacionalismos estúpidos y cerrados de miras. ¡Viva Europa!”, ha concluido Juncker, poniendo en pie a la mayor parte de los eurodiputados presentes.

Se trata de su despedida ante el Parlamento Europeo (PE) antes de dejar paso a la alemana Ursula von der Leyen, a quien ha deseado buena suerte. Un relevo que, sin embargo, se ha pospuesto al menos un mes a partir del 1 de noviembre previsto, dado el retraso de la nueva Comisión en obtener el respaldo parlamentario.

El político luxemburgués, de 64 años y que inició su mandato en noviembre de 2014, ha repasado los principales hitos de su trayectoria al frente del Ejecutivo comunitario, entre los que ha destacado la creación de 14 millones de puestos de trabajo, la tasa de desempleo más baja desde el año 2000, y se ha atribuido el haber “devuelto la dignidad a Grecia”, que hasta la fecha, estaba “pisoteada”, según ha expresado.

En sentido opuesto, no ha dejado de hacer referencia a las que han sido sus grandes decepciones, entre las que se incluyen el fracaso a la hora de cerrar un nuevo acuerdo entre Suiza y la UE, así como la incorporación de Albania y Macedonia del Norte a la Unión -frustrada por Francia- o avanzar en la reunificación de Chipre.

Donald Trump se ‘cuela’ en la despedida

REUTERS
Juncker dice adiós al Parlamento Europeo en Estrasburgo

Juncker también se ha referido a las tensiones comerciales, un asunto que, ha admitido, no esperaba que le fuera a ocupar tanto tiempo durante su cargo.

El hasta ahora líder de la Comisión, ha explicado que en una de sus reuniones con el presidente estadounidense, Donald Trump, en 2018, para tratar desactivar la inminente guerra comercial, supo transmitir “una muestra de fuerza sin precedentes” al decirle al mandatario que la CE unificaba la política comercial de veintiocho países. “Creo que eso le impresionó mucho”, ha destacado.

El luxemburgués ha confesado que cierra su mandato “ni excesivamente alegre ni terriblemente decepcionado” y ha recalcado que “si todo el mundo hubiera trabajado tan duro como la UE”, las cosas hoy día, “estarían mejor”.

Photo gallery Momentazos del Parlamento Europeo See Gallery