INTERNACIONAL
09/10/2019 13:39 CEST | Actualizado 09/10/2019 14:13 CEST

La justicia escocesa retrasa su sentencia sobre Johnson y la prórroga del Brexit

Los detractores del Brexit lo ven como una victoria.

REUTERS
Boris Johnson

Los jueces del Tribunal de Apelación escocés han retrasado hasta el 21 de octubre su decisión sobre si deben obligar a Boris Johnson a pedir una prórroga que retrase el Brexit más allá del 31 de octubre.

Si el primer ministro británico no la ha pedido antes del 19 de octubre, el Tribunal decidirá qué castigo podría recibir y si el juez puede enviar la petición en su nombre.

Johnson ha repetido una y otra vez que sacará a Reino Unido de la Unión Europea este mes con o sin acuerdo. Pero, según los términos de la Ley Benn, el premier debe pedir a la UE una prórroga en caso de que no haya acuerdo para el 19 de octubre.

Esta semana han saltado, de nuevo, las alarmas, al publicarse una carta en la que se revela la supuesta estrategia de Downing Street para lograr la victoria final en el Brexit saltándose de algún modo la legislación.

La oposición busca que el Tribunal escocés emita una orden que obligue a Johnson a pedir una extensión del Brexit e incluso envíe una carta a la Unión Europea si el propio primer ministro se niega a hacerlo.

Los abogados del Gobierno han señalado que Johnson ya ha aceptado que debe cumplir con los requisitos de la Ley Benn, pese a haber asegurado anteriormente que preferiría estar “muerto” antes que pedir una prórroga a la UE.

“Le hemos extraído la promesa de que cumplirá la ley”, ha afirmado Jo Maugham, uno de los abogados que está llevando el caso en Edimburgo. “Si rompe la promesa, tendrá que atenerse a las consecuencias, incluso a un posible procedimiento por desacato”.

Los detractores del Brexit consideran una victoria la decisión del Tribunal de retrasar su sentencia.

Photo gallery Las cosas de Boris Johnson See Gallery