NOTICIAS
08/07/2019 18:11 CEST | Actualizado 08/07/2019 18:21 CEST

Kasper Asgreen, el "irreverente" danés, el último clasificado en la etapa del Tour

Compañero del ganador de hoy, Julian Alaphilippe.

Deceuninck-Quick Step

El ciclismo le reserva grandes momentos, pero hoy le tocó currar. Con una mezcla de satisfacción y dolor de piernas ha llegado a la meta el último clasificado de la etapa de este lunes en el Tour de Francia: Kasper Asgreen. Un “irreverente” joven de 24 años que está asombrando a medio mundo pese a los pocos kilómetros que acumula en el pelotón profesional. 

Casualidad o no, su equipo, el Deceuninck-Quick Step, ha abierto y cerrado la clasificación. Por delante, el nuevo maillot amarillo, Julian Alaphilippe, que se ha impuesto en la meta de Épernay (poca sorpresa). A 20 minutos y 26 segundos, Asgreen. Esta noche, buena parte de la modesta fiesta en el hotel del equipo se le debe a él.

A sus 24 años, Asgreen es uno de esos talentos prematuros del ciclismo. En su segunda campaña como profesional ya ha conseguido levantar los brazos en una cita del primer nivel, como el Tour de California. Y algo aún mayor: ser segundo en el Tour de Flandes, una de las más relevantes y más duras pruebas de la temporada internacional. Prácticamente, una “irreverencia” debutar y ser segundo ahí. Como lo de ser Campeón del Mundo de contrarreloj por equipos en 2018, unos meses después de debutar en el conjunto más potente del pelotón. Va muy rápido, sobre los pedales y dentro de la estructura. En junio le anunciaron que 2019 aún le regalaba otra sorpresa (de momento): debutar en el Tour. 

Debut sí, pero con condiciones. Dentro de la sobresaliente alineación del equipo belga -Julian Alaphilippe, Elia Viviani, Enric Mas...- le iba a tocar dar el callo sí o sí en la parte menos agradecida de las etapas; al menos de inicio; luego ya se verá si tiene su oportunidad. Por ahora, en tres días, ya ha cumplido. Ayer, muy buena contrarreloj por equipos -terceros- y este lunes, sacrificio total para controlar una etapa que se preveía loca por su recorrido especialmente ondulado en los últimos kilómetros. Tanto y tan bien ha trabajado que ha llegado a casi siete minutos del penúltimo. Conviene ahorrar energías, que van a hacer falta.

Hace tiempo a los daneses dejó de tratárseles como exóticos en esto del ciclismo. Sin una tradición tan potente como otras naciones cercanas, en las últimas décadas sí ha acumulado grandes nombres, algunos con un pasado no del todo claro: (Bjarne Riis, Michael Rasmussen...) Pero la nueva generación de talentos nacionales ya está dando frutos: Magnus Cort Nielsen, Michael Valgren... Eso sí, el talento también tiene que currar y hoy ha tocado. No será último muchas veces más este joven que viene pisando fuerte.