Kim Kardashian y Kanye West, al borde del divorcio

La pareja atraviesa su peor momento después de los incendiarios tuits del rapero.

No es la primera vez que los rumores de crisis y divorcio acechan a Kim Kardashian y Kanye West, pero nunca habían sido tan serios como ahora. El matrimonio más famoso de Estados Unidos atraviesa sus momentos más duros desde que el rapero publicara una serie de tuits en los que cargaba contra su mujer y su suegra Kris Jenner y las acusaba de querer “encerrarlo” en una institución de salud mental.

Unos días antes, el rapero había presentado su candidatura a la presidencia de Estados Unidos entre lágrimas, mientras recordaba cómo casi había “matado” a su hija North West cuando Kardashian se quedó embarazada. Que hiciera pública esa información sobre su familia no ha sentado nada bien a la celebrity, con la que tiene otros tres hijos.

El músico fue diagnosticado hace varios años de trastorno bipolar, pero se niega a medicarse para no afectar a su “creatividad”. Al parecer, Kardashian habría intentado por activa y por pasiva que West recibiese ayuda profesional sin resultados. La empresaria pidió “compasión” en una publicación en sus redes sociales tras los tuits del artista y viajó hasta Wyoming, donde el rapero tiene su estudio y su base de operaciones, para intentar rebajar la tensión.

A juzgar por las imágenes que han publicado algunos medios como TMZ, las situación no parece haber mejorado. En una de las fotografías la pareja aparece discutiendo y Kardashian llorando desconsolada. Según la prensa estadounidense, ella habría vuelto a Los Ángeles para reflexionar sobre su matrimonio.

“Kim está devastada. Ella ha trabajado muy duro para ayudarle, pero no dejará que haga esto a sus hijos”, señala una fuente cercana a la familia a la revista People. La publicación cuenta que Kardashian habría suplicado a West que abandonara su candidatura a la presidencia y se centrase en su salud mental.

La relación de Kim Kardashian y Kanye West en imágenes

Según el diario PageSix, ahora mismo tienen vidas separadas. Las fuentes consultadas por el portal explican que la empresaria está intentado mantener a sus cuatros hijos al margen de todo lo que está sucediendo con su padre en los últimos días, para que les afecte lo menos posible. Sus hermanas Kourtney y Khloé están siendo un pilar fundamental y al parecer los niños han pasado varios días de vacaciones con sus primos.

Kardashian y West empezaron su relación en abril de 2012 y se casaron en un castillo en Florencia en mayo de 2014. La pareja tiene cuatro hijos: North, Saint, Chicago y Psalm.