BLOGS
01/12/2019 01:08 CET | Actualizado 01/12/2019 01:10 CET

La adulación, la desilusión del amor, la belleza y la juventud

Canova y Thorvaldsen se abrazan entre sí en la muestra La Nascita della Scultura Moderna.

Abrill_ via Getty Images
Atardecer en Milán. 

Espectacular, es lo que es ver reunidas y desplazándose de la mano a las más de las ciento sesenta piezas de estos dos grandes de la escultura. Milán no es sólo moda, Milán se ha convertido después de la Expo en un pedazo de ciudad internacional, con movida incluida. En Italia se suele uno quedar con la belleza inmensa de Roma, con la calidez de Nápoles; en Milán se piensa siempre después, pero se comete un error. Esta ciudad es revolucionaria. 

No solo moda

“Es una ciudad con mucha historia, además de la catedral hay infinidad de museos, de muestras… es una ciudad viva, de día y de noche”. Así lo confirma en un perfecto español el coordinador de la Galleria d’Italia, Giovanni Morale, que ha vivido en sus propias carnes lo que es el día a día de una ciudad que no se para, al igual que Barcelona, donde vivió y estudió. A Giovanni se le nota cuando habla en español que lo vivido en la ciudad condal le enseñó a ver el día a día de una ciudad de otra manera. Ahora, en Milán, él mismo es parte activa del desarrollo social y cultural de su ciudad.

La Galleria d’Italia

La plaza del Duomo de Milán, deja atónito hasta al menos sensible, pero si se caminan sólo siete minutos por la Galería Víctor Manuel II, se llega a la otra plaza más importante de la ciudad, la Piazza della Scala. Pero no sólo está allí el teatro en donde se desarrollan muchas de las mejores interpretaciones operísticas del mundo, lo es también, el edificio que alberga el Ayuntamiento de la ciudad y allí, de frente, tres palacios, en donde hasta hace poco tiempo era la sede del banco Intesa San Paolo. Sí, tres palacios con una historia riquísima por fuera y ahora también por dentro.

Hasta el quince de marzo del dos mil veinte estará la gran muestra Canova-Thorvaldsen: el nacimiento de la escultura moderna pero aquí, las exposiciones permanentes no cierran nunca.

El Museo Ermitage de San Petesburgo y el Thorvaldsen de Copenaghe han colaborado para llevar a cabo esta preciosa muestra, así como muchos coleccionistas particulares y otros museos, entre ellos el Prado de Madrid.

Desde julio de este año y hasta el 13 de octubre de 2022 continuarán las celebrazioni canoviane, fecha en la que se cumplen dos siglos de la muerte del artista.

Canova y Thorvaldsen fueron amigos y rivales

Los años en que estos dos grandes artistas de la edad neoclásica y romántica fueron de 1757 hasta 1844 en la que murió Bertel Thorvaldsen. Ambos crearon esculturas inmortales.

Sus obras desprenden sólo emociones, no dejan frío a nadie, son de una belleza extrema, no hay una pieza que aburra.

Desde el momento de asomarse al patio central de este espectacular palacio y hasta el último pasillo, no deja uno de sentirse rodeado de belleza, de estética, de arte. 

Con sus autorretratos te reciben al inicio de la muestra para llevarte después por el paso de ambos por Roma, a continuación, sorprende el espacio La gloria di Canova con una monumental escultura en la que no aparece vestido sino semidesnudo con un cuerpo atlético. Si nos saltamos a la sexta sección, allí encontramos la obra de Thorvaldsen y su monumental pieza con la que se convirtió extraordinariamente popular alimentando el mito del artista que venia del norte de Italia, concretamente desde su Dinamarca de origen.

 

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs