BLOGS
28/04/2021 07:24 CEST | Actualizado 28/04/2021 16:52 CEST

La Agenda 2030, más necesaria que nunca

Solo quedan nueve años para cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Zakir Hossain Chowdhury / Barcroft Media a través de Getty Images
Un hombre cosecha arroz en un carro de vacas en Bangladesh.

Vivimos en tiempos en los que, lógicamente, la pandemia de la covid-19 y sus consecuencias sanitarias, sociales y económicas ocupan buena parte de los titulares que a diario leemos. Ello hace que muchos asuntos hayan quedado relegados o no tengan la atención mediática y social que también deberían tener. Es el caso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que contempla la Agenda 2030, firmada en 2015 por los jefes de Estado y de Gobierno de los países que forman la ONU para hacer frente a los retos sociales, económicos y medioambientales de la globalización, poniendo en el centro a las personas, el planeta, la prosperidad y la paz, bajo el lema de “no dejar a nadie atrás”.

Tras más de un año centrados en combatir la pandemia y sus consecuencias, nos quedan por delante tan solo nueve años más para llegar a la fecha límite para alcanzar esos 17 ODS, que a su vez contemplan 169 metas. Ante la ambición de la propia Agenda 2030 resulta evidente que hay que ponerse manos a la obra y que no hay tiempo que perder.

Nos quedan solo nueve años más para llegar a la fecha límite para alcanzar esos 17 ODS

En ese contexto, la comisión mixta Congreso - Senado para la coordinación y el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ha pisado el acelerador y durante el pasado mes de marzo ha celebrado cuatro sesiones con ponentes de distintos ámbitos para contribuir desde distintas perspectivas y visiones a elaborar la definición de la estrategia concreta que nos permitirá como país avanzar hacia el cumplimiento de la agenda.

El objetivo era escuchar, debatir y que los diputados y las diputadas, y senadores y senadoras, que conformamos la comisión alcanzáramos un acuerdo con las propuestas de las Cortes para enviarlo al Gobierno de España y fuera tenido en cuenta para la presentación de dicha estrategia ante la ONU en las próximas semanas. Y así ha sido.

Después de escuchar a los 17 ponentes que han pasado por la comisión, provenientes de ámbitos tan distintos como las patronales empresariales, sindicatos, entidades medioambientalistas, mundo municipal y autonómico, o del ámbito académico y universitario. El pasado 19 de abril la comisión parlamentaria aprobó el dictamen con el informe de la ponencia de estudio por una gran mayoría, con la excepción del PP y de la ultraderecha.

La comisión aprobó el dictamen por una gran mayoría, con la excepción del PP y de la ultraderecha

Estos últimos no han tenido otra aportación a lo largo de estas sesiones de trabajo que la de torpedear un buen ambiente poco común entre partidos tan distintos y a la vez intentar colocar su mensaje negacionista con el cambio climático y socialmente insolidario. Su principal aportación es que en tiempos de crisis “hay que centrarse en lo importante”, como si no dejar a nadie atrás no fuese importante. Como si cuidar el único planeta que tenemos fuese algo secundario. Como si reforzar los valores de la paz y la democracia no fuese algo sumamente relevante en todo el mundo. Mención aparte merece el PP, que aunque no votó la propuesta de las Cortes, es justo destacar que sí han tenido una actitud constructiva a lo largo de este tiempo en cuanto a la necesaria unidad y consensos que merecen objetivos tan ambiciosos y a largo plazo.

De las distintas comparecencias que tuvimos, así como de distintas intervenciones de la mayoría de los grupos, se desprenden algunas coincidencias. En primer lugar, la importancia de poder contar con indicadores que nos permitan autoevaluarnos en cuanto al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Es decir, poder examinarnos para comprobar que hacemos lo que decimos que haremos.

Otro punto de amplio consenso fue la constatación del desconocimiento de buena parte de la ciudadanía respecto a lo que significa y representa la Agenda 2030 y la necesidad de comunicar más y mejor al respecto. También la importancia de hacer partícipe a todos los niveles de la administración, especialmente el ámbito municipal, así como las entidades de activistas que día a día luchan para que cumplamos con los acuerdos de la Agenda 2030 sin desviarnos un centímetro.

En definitiva, empezamos una etapa fundamental y muy ambiciosa y precisamente en un momento en el que vemos ya las consecuencias terribles de la crisis provocada por la covid-19 para muchas personas y para muchas empresas. Por mucho que los ultras digan que hay centrarse en lo importante, pocas cosas pueden ser más relevantes y urgentes en estos momentos que combatir la pobreza y las desigualdades sociales, que potenciar la democracia y la paz y que proteger nuestro planeta.

Photo gallery 17 OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE See Gallery