POLÍTICA
12/12/2019 08:25 CET | Actualizado 12/12/2019 14:34 CET

Condenados los tres exjugadores de la Arandina a 38 años de cárcel por agresión sexual a una menor

Se aprecia la existencia de intimidación ambiental.

EFE
Tres exjugadores de La Arandina, a juicio por agresión sexual a una menor. En la foto, Carlos Cuadrado, Raúl Calvo y Víctor Rodríguez (de izquierda a derecha).

La Audiencia Provincial de Burgos ha condenado a 38 años de cárcel a cada uno de los tres exjugadores de la Arandina Club de Fútbol acusados de agresión sexual cometida contra una menor, de 15 años, en noviembre de 2017 en la vivienda que compartían los encausados.

La Audiencia ha notificado este jueves la resolución judicial a los tres acusados, quienes se han personado en el edificio judicial poco cantes de las 11.00 horas.

Se condena a cada uno los acusados como autores de un delito de agresión sexual, con acceso carnal en forma bucal, respecto de la denunciante (menor de 16 años) en la fecha de los hechos. 

Se aprecia la existencia de “intimidación ambiental”, que ya se utilizó en el caso de La Manada de Pamplona, por el hecho de haber actuado los tres acusados sobre la víctima, en el piso de éstos, con la luz apagada y por sorpresa, sin que la menor pudiera reaccionar, debido a la diferencia de edad y complexión física de los acusados. 

Sabían que tenía menos de 16 años

Se ha tomado en consideración el testimonio de la denunciante, en cuanto resultó corroborado por los de aquellas personas más allegadas y por el informe psicológico.

Si bien la postura de la denunciante fue diferente al relatar los hechos a sus conocidos, por influencia de las redes sociales, se aprecia credibilidad a su versión en cuanto refiere que no realizó los hechos voluntariamente.

También se considera probado que:

- Los acusados conocían que la denunciante tenía menos de 16 años.

- Iba al colegio con uniforme.

- Su madre y otros testigos se lo habían dicho. 

Doctrina de cooperación necesaria 

Las penas impuestas se corresponden con la aplicación de la doctrina de la cooperación necesaria, y por ello cada uno de los acusados es condenado como autor por los hechos realizados por el mismo y como cooperador por lo realizado por los demás.

Se absuelve a todos:

- Del delito de proposición de actividades sexuales.

A uno de los acusados, por su madurez similar a la de la víctima (conforme al informe psicológico) y falta de corroboración, se le absuelve:

- Del delito de agresión sexual continuada.

Se fija una indemnización de 50.000 euros, de la que responderán en forma conjunta y solidaria todos los acusados.

Asimismo, se imponen medidas:

- De prohibición de comunicación con la víctima.

- Libertad vigilada durante diez años.

Pena máxima de cumplimiento: 20 años

El máximo cumplimiento de la pena de prisión se fija en 20 años, conforme a lo dispuesto en el Código Penal. Los posibles recursos serán resueltos por la Sala de lo Civil y Penal del TSJCyL.

Los hechos que se juzgaban tuvieron lugar en 2017, cuando la menor, entonces de 15 años, acudió al piso que los tres jóvenes compartían en la calle San Francisco de la localidad burgalesa de Aranda de Duero.

Petición de las partes

El Ministerio Fiscal: 

Solicitaba para los tres exjugadores penas que sumaban un total de 118 años de prisión, 40 años de internamiento para R.C.H y 39 para cada uno de los otros dos acusados, C.C.S y V.R.R, por un delito continuado de agresión a la menor y sendos delitos de agresión sexual a menor.

Unas penas a las que añadía una indemnización conjunta y solidaria en favor de la menor, a través de sus padres, de 50.000 euros por el daño moral causado, a los que habría que sumar otros 20.000 euros más por parte de R.C.H por su implicación en los hechos.

La acusación particular:

Solicitaba, por su parte, 20 meses de cárcel para cada uno de los acusados por un delito contra la libertad sexual y 15 años más de prisión para R.C.H. por un delito continuado de agresión sexual y la misma pena para los otros dos procesados, por sendos delitos de agresión.

Elevaba hasta los 130 años y seis meses la petición de cárcel conjunta, al solicitar 43 años de internamiento para cada uno de los tres jóvenes.

Ahora, la acusación popular va a solicitar la entrada inmediata en prisión de los tres acusados.

El abogado de la acusación particular, Luis Antonio Calvo, ha manifestado a Efe que si en su día defendieron que los acusados no tenían que haber permanecido en libertad por el riesgo de fuga, ahora con una pena tan alta “deben entrar en prisión”.

Calvo se ha mostrado muy satisfecho con la sentencia porque ha recogido la intimidación medioambiental y la cooperación necesaria, y anunciado que no la recurrirán.

La Asociación Clara Campoamor “sólo acusa en un procedimiento cuando tenemos clarísimo que son culpables; si tenemos cualquier duda no acusamos”, ha argumentado el abogado antes de añadir que las pruebas “estaban claras desde el principio”.

“Lo que contaba la niña y cómo lo contaba, tenía que ser verdad, no teníamos duda y en el juicio hemos podido probar todo”, ha agregado.

Reconoce que la sentencia es alta y que pueden asustar los años de condena, “pero es que los hechos son muy graves: tres hombres mayores que atacan a una menor de 15 años y hacen con ella lo que les da la gana”, ha concluido.

“Denuncia falsa”

La vista oral por el caso se celebró en el Palacio de Justicia de Burgos, sede de la Audiencia Provincial, entre el 21 y 28 de noviembre a puerta cerrada, con el objetivo de garantizar en todo momento la privacidad de la menor, que testificó en la sala tras un biombo en la segunda jornada.

Los tres exjugadores han defendido a lo largo de todo el proceso su inocencia y llegaron a pedir que “se hiciera justicia” en la última jornada de la vista, cuando los tres jóvenes hicieron uso de su turno de palabra y Lucho argumentó que se enfrentaban a una “denuncia falsa”.

A su salida del juzgado tras conocerse la sentencia, el primero en pronunciarse ha sido el jugador Carlos Cuadrado (Lucho): “Ahora es cuando se van a empezar a filtrar cosas”, ha declarado.

“Una vergüenza”

Raúl Calvo, otro de los tres condenados, ha calificado como “una vergüenza” y “un acoso” el fallo.

“Con unas diligencias de 800 folios, no entiendo cómo se puede resolver en dos semanas. Esto ya empieza a ser una vergüenza, un acoso”, se ha lamentado Calvo, quien ha informado de que tiene “pruebas” en forma de mensajes donde la víctima “niega la violación y dice que iba a mentir” en el procedimiento judicial.

Otro de los exjugadores condenados, Víctor Rodríguez, Viti, quiere saber quién le condena: “Esto no tiene sentido; no hemos hecho nada” e “igual piensa (la víctima) que teníamos mucho dinero porque somos futbolistas o quiere fama”, ha opinado respecto al origen de la denuncia.

Víctor Rodríguez ha atribuido la cuantía de las penas “a los medios de comunicación y a la sociedad: si esto hubiera ocurrido hace quince años ya estaría en casa jugando al parchís”, ha subrayado.

El HUFFPOST PARA EL ÁGUILA