La decisión del Ayuntamiento de Madrid en plena ola de calor que muchos no entienden

Tiene una explicación.
Ayuntamiento de Madrid.
Ayuntamiento de Madrid.
PatriciaEnciso via Getty Images

En plena ola de calor, con los termómetros superando los 40 grados en algunos momentos del día, el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado a través de su cuenta de Twitter que tanto el parque del Retiro como otros ocho parques de la capital estarán cerrados este domingo a partir de las 15:00 horas.

¿El motivo? La alerta roja establecida por AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) en la ciudad de Madrid por condiciones meteorológicas adversas.

Además del Retiro están afectados El Capricho, Jardines de Sabatini, Juan Carlos I, Juan Pablo II, Quinta de los Molinos, Torre Arias, Quinta del Fuente del Berro y la Rosaleda del Parque del Oeste.

Una decisión que no ha gustado a muchos, que han mostrado su enfado en las redes:

Sin embargo, lo que hace el Ayuntamiento es aplicar el protocolo que el propio Consistorio aprobó, bajo el cual, con nivel de alerta roja, se deben de suspender todas las actividades y se desalojan los parques.

Una alerta que viene determinada por las siguientes circunstancias:

- Rachas de viento iguales o superiores a 65 km/h con temperaturas máximas inferiores a 35 grados y un porcentaje de agua disponible en el suelo por debajo del 75%.

- Rachas de viento iguales o superiores a 55 km/h a las que se suman temperaturas máximas superiores a 35 grados o agua disponible en el suelo por encima del 75%.

- Acumulación de nieve igual o superior a 20 centímetros en 24 horas.

Según explica Francisco Muñoz, director general de Gestión del Agua y Zonas Verdes, se aplica este protocolo “para evitar los riesgos que se produce como consecuencia de la dinámica de funcionamiento de los árboles”.

“Se ha constatado científicamente que hay mayores riesgos de que los árboles puedan volcar o fracturar ramas, con el peligro para la ciudadanía. Se cierran los parques históricos porque es donde están los árboles de mayor longevidad”, indica.

“Estos árboles son los más susceptibles a sufrir más estrés por velocidad del viento, temperatura o humedad relativa del suelo”, añade Muñoz.

"Ya no puedo más"

La ola de calor que asfixia a España