VIRALES
04/03/2019 16:04 CET | Actualizado 04/03/2019 16:18 CET

La 'explicación' de un tuitero sobre cómo los plátanos se crearon para envenenar a la población: todo pasa por las Islas Canarias

"Las señales están ahí y no las vemos".

¿Te imaginas que los plátanos fueran un veneno creado por el gobierno? El tuitero @angel_graco lo ha querido demostrar con una loca teoría falsa sobre cómo se crearon los plátanos 1957, llegando incluso a explicar en tono de broma cómo nacieron las Islas Canarias.

Según cuenta en su hilo de Twitter, esta fruta nació como una forma de introducir agentes químicos en la población y, tras barajar varios diseños, optaron por la forma actual "abrefácil" para hacerlos atractivos para la gente.

Tal es la teoría conspiranoica del tuitero que acaba relacionando las Islas Canarias con la producción del plátano. "El gobierno de facto en la sombra necesitaba producir millones de plátanos para poder controlar a la población mundial. ¿Pero cómo hacer esto sin levantar sospechas? Semejantes fábricas no pasarían desapercibidas y se corría el riesgo de que alguien destapara la conspiración", escribe.

La solución: la conocida producción de plátanos con denominación de origen canaria.

Garco desmonta el origen volcánico del archipiélago mostrando una foto del satélite de los años 40, en la que no aparecen las islas, y otra de los 70, en la que sí están tal y como las conocemos ahora.

La parte más loca de esta historia viene cuando intenta explicar que el potasio, principal componente de este alimento, es venenoso para la población.

Según explica, la fabricación de plátanos provocaría nubes tóxicas, que no es otra cosa que la calima, nubes de polvo que se encuentran suspendidas sobre el archipiélago.

A esta delirante historia habría que sumar que los consumidores de plátanos son los turistas que viajan a las islas y que, según cuenta, son incapaces de recordar parte de sus vacaciones.

El tuitero acaba haciendo una referencia muy loca sobre el resto de factores característicos de esta región, como el tener una hora menos, la salsa mojo o la palabra "muyayo". Habrá que esperar para conocer la surrealista explicación al resto del imaginario canario.