NOTICIAS
07/06/2019 11:16 CEST

La estupidez de este ejecutivo de los Warriors sentado en primera fila le va a costar medio millón

A ver, que el tipo tiene un patrimonio neto estimado de 2.300 millones de dólares...

AFP

Los Warriors de Golden State no marchan bien en lo que va de las Finales de la NBA después que se han visto afectados con bajas de jugadores importantes y dos derrotas ante los Raptors de Toronto y por si fuese poco su imagen como organización no ha sido la mejor después del escándalo que protagonizó uno de sus inversionistas principales, Mark Stevens.

El ejecutivo de los Warriors empujó dos veces al base Kyle Lowry, de los Raptors de Toronto, y lo maldijo mientras el jugador del equipo canadiense se levantaba de entre el público que estaba en las primeras filas del campo después de correr para controlar un balón que salió fuera. 

Stevens, de 59 años, quien estaba sentado en la primera fila de la pista, fue expulsado de inmediato tras haber ocurrido el incidente la pasada noche durante el Tercer Partido de las Finales que los Raptors ganan por 2-1.

Lowry este jueves reiteró que el inversionista de los Warriors utilizó varias veces un lenguaje “obsceno” y lo empujó dos veces sin ningún motivo.

Tras llevar a cabo una investigación por parte de la NBA y los Warriors, la decisión final dada a conocer esta noche ha sido la de multar a Stevens con 500.000 dólares (443.000 euros)y suspenderlo por un año de entrar a los campos a ver partidos de la NBA.

Stevens es propietario minoritario desde 2013, socio gerente de S-Cubed Capital y, según Forbes, tiene un patrimonio neto estimado de 2.300 millones de dólares.

La acción se dio la pasada noche durante el Tercer Partido de las Finales, que los Raptors perdieron por 109-123 ante los Raptors, en su campo del Oracle Arena, y de acuerdo a la denuncia que puso Lowry, Stevens lo empujó dos veces de forma intencional y lo maldijo también varias veces.

La prohibición entrará en vigencia de inmediato y durará hasta la temporada 2019-20 y la postemporada, confirmó la liga a través de un comunicado.

“Un representante del equipo debe cumplir con el estándar más alto posible, y la conducta del inversionista de los Golden State Warriors, Mark Stevens, anoche fue más que inaceptable y no tiene lugar en nuestra liga”, destaca el comunicado de la liga. “A medida que la revisión de este asunto continúa, al Sr. Stevens no se le permitirá asistir a los juegos de la NBA”.

Por su parte Lowry insistió que “no es bueno para el grupo de propietarios que tienen... un tipo así, mostrando su verdadera clase, no debería ser parte de nuestra liga. Simplemente no hay lugar para eso”.

Antes de la decisión de la NBA, los Warriors emitieron una declaración el jueves condenando las acciones de Stevens y dijeron que no estaría presente por el resto de las Finales de la NBA.

Más tarde, el equipo aclaró que Stevens, quien figura como miembro de la junta ejecutiva de los Warriors en la guía de medios del equipo, sería suspendido de todas las actividades relacionadas con el equipo mientras se investigaba el asunto.

“El comportamiento del Sr. Stevens la noche anterior no reflejó los altos estándares que esperamos ejemplificar como organización”, expresaron los Warriors en la declaración. “Estamos extremadamente decepcionados con sus acciones”.

Los Warriors también pidieron disculpas a los Raptors en nombre de su organización y de Stevens por lo sucedido.

“Ofrecemos nuestras sinceras disculpas a Kyle Lowry y la organización de los Toronto Raptors por esta desafortunada mala conducta. No hay lugar para tal interacción entre los fanáticos, o cualquiera, y jugadores en un partido de la NBA”, subrayaron los Warriors.

Por su parte, el entrenador de los Warriors, Steve Kerr, dijo este jueves que vio la “conmoción” durante el Tercer Partido, pero que no había visto el empujón real, y que personalmente se disculparía con Lowry y los Raptors.

“Eso es inaceptable”, apuntó Kerr sobre las acciones de Stevens.

El incidente se dio no muy lejos de donde estaba sentado Joe Lacob, el dueño de los Warriors, con quien Stevens fue socio como inversionista de riesgo en Sequoia Capital, que ayudó a compañías financieras como Google y PayPal. No está claro qué tan grande es su participación en la propiedad de los Warriors.

La estrella de los Warriors, el base Stephen Curry, quien estableció la mejor marca como profesional en un partido de playoffs con 47 puntos, admitió que el incidente podría haber sido “mucho peor” y que Lowry merece crédito por manejar la situación de manera adecuada.

“Obviamente, una situación desafortunada en general”, indicó Curry este jueves. “Dale las gracias a Kyle por la forma en que se comportó. Muchas reacciones diferentes que podrías haber tenido como jugador. Él lo manejó correctamente”.

Pero a la vez, Curry también defendió la ética y trayectoria impecable de la organización de los Warriors.

“No creo que sea un reflejo de cómo se trabaja en la organización de los Warriors, dentro de la franquicia tenemos una alto nivel de hacer cosas con clase y profesionalismo. Sé que Mark Stevens se va a disculpar y todos vamos a superar el incidente”, destacó Curry.

El sindicato de jugadores y hasta la estrella LeBron James, que por primera vez en nueve temporadas no estuvo en las Finales de la NBA, dijeron que la acción como las de Stevens, al margen de ser un inversionista, no tenían cabida en la NBA por lo que esperaban que la investigación sobre el incidente llegase hasta el final y con todas las consecuencias de lo que significa tolerancia “cero”.