NOTICIAS
07/11/2019 13:35 CET

La Fiscalía se opone a dejar en libertad al kamikaze de la M-50 que mató a un joven

Triplicaba la tasa de alcohol permitida.

EFE
La Fiscalía de Madrid se ha opuesto a poner en libertad al conductor kamikaze

La Fiscalía de Madrid se ha opuesto a poner en libertad al conductor kamikaze que el pasado 15 de septiembre circuló en sentido contrario por la M-50 y mató a un joven de 20 años a la altura de Coslada (Madrid), al considerar que hay riesgo de fuga ya que sostiene que tiene tres domicilios diferentes.

Así lo ha declarado la representante del Ministerio Público en la vista celebrada este jueves en la Audiencia Provincial a petición del abogado del conductor tras interponer un recurso de casación en el que solicitaba su libertad provisional.

Kebin C.B., de 24 años, está en prisión comunicada y sin fianza desde el 19 de septiembre, investigado por un delito de homicidio doloso, otro de conducción bajo los efectos del alcohol -triplicaba la tasa permitida- y un tercero de conducción temeraria con desprecio a la vida.

La Fiscalía entiende que el presunto kamikaze no ha acreditado donde reside porque en sus declaraciones facilitó la dirección del domicilio de sus padres, pero también la residencia en Leganés en la que está empadronado y, posteriormente, la de su novia, con la que convivía.

De esta última facilitó recibos de comida que había pedido, si bien esta documentación no es suficiente prueba, a juicio de la Fiscalía, para acreditar un domicilio.

Por eso, la fiscal entiende que las circunstancias del acusado no han cambiado, mientras se investiga si el presunto kamikaze estaba manipulando el teléfono móvil en el momento del siniestro.

En la vista celebrada, la acusación particular ha coincidido con el criterio del Ministerio Público y ha pedido la impugnación del recurso presentado al entender que el acusado no se mantiene en prisión por el impacto de un hecho mediático, sino porque conducía de manera temeraria y causó la muerte a una persona.

El suceso tuvo lugar hacia las 06:30 horas del domingo 15 de septiembre en el kilómetro 25 de la M-50, a la altura de Coslada, donde el vehículo kamikaze chocó contra otro que circulaba correctamente en dirección a Coslada, provocando la muerte, en el acto, de Víctor López Casado, que se dirigía a trabajar.

El abogado del acusado ha apuntado que nadie discute que iba en sentido contrario, pero ha defendido que Kebin C.B. no lo hizo de manera consciente porque triplicaba la tasa de alcohol y la posible utilización del móvil sería otro factor.

Su abogado ha reiterado que el investigado tiene arraigo familiar en Madrid y que ha trabajado en varias empresas, aunque en la última figure su padre.

PILLALO