BLOGS
11/02/2019 17:32 CET | Actualizado 11/02/2019 17:34 CET

La foto del domingo que me gustaría

EFE
Cristiano Brown, entre Abascal y Casado, este domingo.

El pasado domingo nos congregamos en la Plaza de Colón miles de españoles de diferentes colores políticos que nos une la defensa de la unidad de España. Personas que no queremos que el Gobierno siga cediendo ante el chantaje separatista. Ciudadanos que defendemos la igualdad de todos los españoles, la democracia y el Estado de Derecho. Esto que parece tan obvio, a muchos les cuesta entenderlo y prefieren caer en la simpleza de llamar "facha" a cualquiera que tenga orgullo de portar nuestra bandera, símbolo de las libertades alcanzadas gracias a la Constitución del 78.

Para mí, como progresista, aparte de defender la unidad, también me parece importante que la derecha no se apropie de un símbolo como es la bandera constitucional. Por eso consideré importante acudir a Colón. Además, en el manifiesto que se leyó el pasado día 10 de febrero, no vi nada en contra de los principios progresistas que defiendo, como puede ser el apoyo al proyecto europeo, las políticas de igualdad y de respecto a las mujeres y a los colectivos minoritarios o a la defensa de los servicios públicos, etc. Por lo tanto, el mensaje es perfectamente asumible incluso por los dirigentes socialistas que ven cómo Sánchez agacha su cabeza frente a los continuos chantajes de los separatistas. ¿Qué fue de aquel Pedro Sánchez que salía frente a una gran bandera de España en el teatro Circo Price de Madrid en junio de 2015? ¿Acaso ahora los socialistas se avergüenzan de nuestro pasado constitucional?

Sin duda, millones de españoles con problemas para llegar a final de mes, con trabajos precarios, o preocupados por el buen funcionamiento y la calidad de nuestra educación, de la sanidad o de otros servicios públicos, están cansados del debate independentista. Ven atónitos que el debate político está lejos de afrontar los problemas que reales de la gente, pero tenemos que explicar que si permitimos que no se respeten las leyes, que no se garantice la seguridad jurídica y nuestro marco de derecho, será imposible avanzar en nuestra condición de ciudadanos libres e iguales en un país próspero dentro de la Unión Europea.

Sinceramente, respecto a la foto del domingo, hubiera preferido mil veces salir al lado de históricos dirigentes socialistas que también han criticado a Sánchez por estar liquidando a su partido y a su país.

Trabajar para un futuro mejor pasa por garantizar el buen funcionamiento de las instituciones. Por eso es tan importante defenderlas de los populistas y los nacionalistas que, como eje principal de su acción, pretenden deslegitimar a las mismas y basar su discurso en un derecho a decidir fuera del marco legal vigente. Comprarles el discurso, aceptar un "relator", compartir un documento infame con 21 mentiras sobre nuestro país, solo sirve para erosionar nuestra democracia y desviar la atención de los problemas reales de la ciudadanía.

Sinceramente, respecto a la foto del domingo, hubiera preferido mil veces salir al lado de históricos dirigentes socialistas que también han criticado a Sánchez por estar liquidando a su partido y a su país. Me hubiera encantado contar con el apoyo de los barones que han manifestado su desacuerdo con Sánchez, personas que están mucho más cercanas a mí en las políticas sociales que muchos de los otros líderes que salían en dicha foto. Eso no pudo ser. Pero no pierdo la esperanza de que el PSOE recupere la cordura y vuelva a la moderación y al punto de encuentro en el centro político.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

ESPECIAL PUBLICIDAD