POLÍTICA
17/06/2021 04:47 CEST | Actualizado 17/06/2021 09:56 CEST

Los CDR recopilaron por internet información de Casado, Valls, Villegas y los Mossos

La Guardia Civil insiste en señalar a sus detenidos como "organización terrorista" y afirma que tenían guías y materiales para la fabricación de explosivos.

Miquel Llop/NurPhoto via Getty Images
Una cinta de la Guardia Civil en el momento del arresto de los CDR, en Sabadell, en 2019.

La Guardia Civil insiste en que los CDR detenidos en 2019 constituían una “organización criminal con finalidad terrorista”, por lo que tenían preparadas muestras de termita, elaboradas en dos laboratorios caseros, así como precursores y manuales sobre cómo utilizarla.

Así lo sostiene el instituto armado en un informe remitido ante el juez de la Audiencia Nacional que investiga a 13 miembros de los CDR –agrupados bajo el autodenominado Equipo Táctico de Resistencia (ERT)– que presuntamente preparaban sabotajes o acciones violentas en empresas y sedes oficiales. La Guardia Civil ha aportado ahora al juez un nuevo informe de conclusiones, tras analizar el material y la documentación incautada a los investigados, ninguno de los cuales permanece actualmente en prisión preventiva.

Según el instituto armado, los investigados conformaban el autodenominado Equipo Táctico de Resistencia (ERT), una célula que “cumplía una labor fundamental en la planificación del asalto, ocupación y defensa del Parlament de Cataluña”, donde pretendían encerrarse con el expresidente catalán Quim Torra como respuesta a una condena por el caso procés.

En opinión de la Guardia Civil, en la investigación se ha puesto de manifiesto su “naturaleza como organización criminal con finalidad terrorista”, con el fin de “coadyuvar a la independencia del territorio de Cataluña por medio de la realización de acciones de diferente naturaleza”.

Según el informe, los investigados contaban con dos “laboratorios caseros y clandestinos” en los domicilios familiares de Sant Fost de Campsentelles y Sabadell (Barcelona) y “habían conseguido un elevado grado de eficiencia en la obtención del agente termita, del que se hallaron varias muestras preparadas para su empleo”. Las muestras, añade la Guardia Civil, se conservaban en “contenedores estancos en los que los distintos componentes, repartidos conforme a una determinada proporción, mantendrían sus propiedades en condiciones idóneas hasta su empleo”.

Además, de acuerdo con el análisis de los especialistas en explosivos de la unidad GEDEX de la Guardia Civil, el grupo contaba con los “agentes precursores necesarios, los manuales detallados, los datos y formulaciones manuscritas correctas y el material del laboratorio necesario para la síntesis de los compuestos explosivos señalados”.

Personas vinculadas a partidos políticos

La Guardia Civil destaca además que uno de los investigados habría realizado diferentes búsquedas en Internet sobre personas vinculadas a partidos políticos contrarios a la independencia para presuntamente cometer una “acción” en su contra.

Entre las personas que buscó se encuentran el presidente del PP, Pablo Casado, el concejal del Ayuntamiento de Barcelona Manuel Valls (BCNxCanvi), la alcaldesa de Sabadell, Marta Farrés (PSC), la edil del mismo municipio Marta Morell (Podem), el exdiputado del PP en el Parlament Joan López, el exsecretario general de Cs José Manuel Villegas, el exdiputado en el Congreso Francisco Aranda (PSC) y un intendente de la BRIMO de los Mossos d’Esquadra.

Los rasgos de una organización terrorista

Para la Guardia Civil, el grupo reúne los rasgos de una organización terrorista: un objetivo común –la independencia de Cataluña–, un reparto de funciones con “sistema de coordinación” entre sus miembros mediante grupos de mensajería instantánea y un “sistema de toma de decisiones mixto”.

Además, añade el informe, la organización “gozaba de una elevada cohesión favorecida por la común pertenencia previa a los CDR, que permitía que todos sus integrantes persiguieran una misma finalidad en sus acciones, así como compartieran un sustrato ideológico relativamente homogéneo y favorable a la obtención de la independencia catalana a través de un activismo radical”.

Los ERT, según el instituto armado, mantenían “estrechas vinculaciones con su CDR de origen” y recibieron el “encargo” del asalto del Parlament “a través de una entidad exterior a su organización, como sería el CNI catalán”.

Otro de los elementos que según la Guardia Civil los definen como organización terrorista es que el grupo “tenía vocación de permanencia en el tiempo, siendo prueba de ello la constitución del mismo a finales del 2018 y las intensas relaciones existentes entre sus integrantes hasta el mismo momento de las detenciones”. 

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE