NOTICIAS
13/03/2020 22:16 CET | Actualizado 13/03/2020 22:17 CET

La Iglesia responde ante el coronavirus: "Las procesiones han de suprimirse"

"A todos nos está recomendado salir de casa lo menos posible", indican desde el arzobispado de Valladolid.

WIKIPEDIA
Valladolid

El arzobispado de Valladolid, consciente de la gravedad de la situación social y sanitaria derivada de la pandemia del coronavirus, ha determinado la suspensión de las procesiones propias de la Semana Santa, así como de cualquier acto o reunión que implique aglomeraciones.

“Las procesiones de este tiempo han de suprimirse”, afirman el obispo titular y auxiliar, Ricardo Blázquez y Luis Argüello respectivamente en un documento firmado por ambos prelados y dirigido este viernes a la feligresía bajo el título de “Orientaciones ante la actual situación”.

Se han suspendido igualmente la catequesis presencial, charlas y encuentros formativos, recomendado que en los funerales y exequias participen exclusivamente los más allegados al finado y dispensado de acudir a las misas, tanto dominicales como diarias, a los fieles con enfermedades crónicas, ancianos, debilitados o con riesgo potencial de contraer el coronavirus.

La archidiócesis recomienda en este punto “seguir en familia” las celebraciones litúrgicas, misas y otros actos devocionales a través de los medios de información y de comunicación porque “a todos nos está recomendado salir de casa lo menos posible”, según el texto.

“Debe extremarse el cuidado en la desinfección de las manos en quienes disponen y preparan los objetos litúrgicos, el celebrante y demás ministerios participantes en la liturgia, de modo particular quienes distribuyan la Eucaristía. Debe de omitirse el rito de la paz o expresarse en un gesto que evite el contacto físico”, señala l documento en otro apartado de las prescripciones.

 

Ante estos días “de gran preocupación”, fragilidad y vulnerabilidad humanas, “hemos de disponernos a un nuevo y exigente ejercicio de fraterna solidaridad ante las consecuencias económicas y sociales que se temen como consecuencia de este problema global”, añade el documento sobre un tiempo que “puede ser ocasión para fortalecer entre todos la solidaridad y el trabajo en favor de un objetivo común”.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha dirigido este viernes una carta al presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, para hacerle partícipe de la necesidad de suspender las procesiones de Semana Santa en la comunidad autónoma. El presidente ha agradecido a Omella que haya entendido esta petición, mientras que el vicepresidente del Gobierno regional, Francisco Igea, ha conversado en la misma línea con el obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello.

Igea se ha hecho eco de la “excelente disposición” de Argüello: “han entendido perfectamente nuestra petición”, ya que la concentración de personas “supone una situación de alto riesgo”, por lo que ha pedido a los fieles que sigan la liturgia “desde sus casas”.