ECONOMÍA
05/05/2020 13:03 CEST | Actualizado 07/05/2020 18:45 CEST

La importancia de contar con una buena educación financiera básica

En España, la educación financiera parece ser una asignatura que brilla por su ausencia.

El HuffPost
Educación financiera

Actualmente, vivimos una situación especialmente crítica para la economía familiar, empresarial y, en general, de los gobiernos de todo el mundo. Ante una situación como esta, tan extraordinaria como preocupante, hoy en día son muchas las personas que se cuestionan si podrían hacer más por si mismos, por sus negocios y por la sociedad si contasen con una buena educación financiera que les diese algunos conceptos básicos para llevar mejor su economía. 

Y es que, concretamente en el caso de España, lo cierto es que la educación financiera parece ser una asignatura que brilla por su ausencia. Esta falta de conocimiento de la población general acerca de temas de economía y finanzas ha provocado en muchas ocasiones que no seamos capaces de administrar nuestro patrimonio de la forma más correcta, ni de hacer las inversiones necesarias para mantenerlo. 

No obstante, actualmente, podemos contar con diferentes herramientas y fuentes de información gratuita gracias a Internet, donde podemos encontrar un gran aliado para mejorar nuestros conocimientos en este área. Por ejemplo, en la web de Economipedia podemos encontrar el diccionario online de definiciones de economía más extenso en habla hispana; un recurso totalmente gratuito y con el que, seguro, podemos fijar algunos conceptos esenciales para mejorar nuestro nivel sobre economía y finanzas. 

Como somos conscientes de que la situación formativa en este campo no alcanza a cubrir las necesidades que los ciudadanos podemos tener en estas cuestiones, en el día de hoy nos gustaría profundizar en la necesidad de contar con una buena educación financiera, un tema que cada vez tiene más importancia dentro de nuestro presente y nuestro futuro. 

La importancia de las finanzas en nuestras vidas

La realidad de nuestro sistema educativo, como pasa con otras muchas asignaturas, es que obvia prácticamente por completo cualquier contenido relacionado con la economía, la gestión del capital y las finanzas. De hecho, estos conceptos parecen tan alejados de la población general que parece que solo se pueda acceder a ellos tras una especialización del grado de una carrera universitaria o un ciclo formativo superior.

Sin embargo, la realidad es diametralmente diferente. Las finanzas y la gestión económica forman parte de nuestro día a día desde el primer día en el que recibimos nuestro primer sueldo. Pagar facturas, el alquiler o la hipoteca, destinar ciertos gastos a inversiones y ocio e, incluso, ahorrar son problemáticas con las que cualquiera lidia cada día de su vida. No obstante, la mayoría de las personas carecen de los conocimientos necesarios que le harían falta para gestionar sus recursos de la manera más óptima. 

Esta es, sin ninguna duda, una de las grandes asignaturas pendientes del sistema educativo de nuestro país que, en nuestra opinión, no debería dejar olvidada una cuestión de tanta importancia como pueden ser la economía o las finanzas. 

La realidad de los negocios

Otro de los factores donde se hace tangible la falta de educación financiera en la población es en el caso de los emprendedores y dueños de empresas. En la mayoría de los casos, las pequeñas y medianas empresas de nuestro país basan su actividad en aquellas especialidades concretas que tienen los trabajadores: tiendas de alimentación, servicios variados, hostelería… 

Sin embargo, la falta de apoyo en cuestiones financieras sigue fallando. Para estas empresas, lo ideal sería poder conocer sus limitaciones y oportunidades, para tener una mejor gestión de sus activos y poder conocer realmente en qué, cuánto y cuándo invertir. Con todo, esta ineficacia que ahora se palpa en las nuevas empresas, viene directamente provocada por la falta de asignaturas y contenidos especializados en la educación; sin unos jóvenes que entiendan de economía, difícilmente se podrán levantar las empresas que mañana diversificarán el país.

Una bocanada de aire fresco

Por suerte, en los últimos años, debido a la alta preocupación por que los niños y jóvenes incluyan estos conceptos económicos en su realidad, se han habilitado diferentes cursos y talleres, enfocados a diferentes tipos de situaciones. Economía familiar, principios financieros para negocios, financiación en asociaciones, inversión inmobiliaria… todo un mundo donde los mejores contenidos prácticos se enseñan de manera sencilla y directa para que cualquiera de nosotros pueda aplicar estos conocimientos a su día a día. 

Con la llegada de Internet, las personas que se interesaban ya sobre estos temas han visto como podían acceder a estos contenidos que, en muchas ocasiones, resultan vitales para su situación familiar o de negocio. 

Un futuro alentador para las finanzas

En términos generales, aunque actualmente tengamos que lamentar la falta de educación financiera y económica que ha habido durante años en el sistema educativo, lo cierto es que estamos viendo como cientos de iniciativas particulares se abren paso para seguir ofreciendo a la población recursos de todo tipo para mejorar su economía. 

Esto, unido a la fuerte presión que se ejerce desde los colectivos especialistas en la materia por incluir estos conocimientos en el sistema de educación básica en España, parece que están dando sus primeros frutos en formar a una nueva generación que sí entienda, al menos, los conceptos básicos de las finanzas prácticas.