ECONOMÍA
05/03/2021 19:06 CET

La industria del diamante no recuperará el brillo hasta 2024

La alta joyería es una víctima más de la pandemia.

GETTY

Un día más, tenemos que hablar del coronavirus y del efecto de la pandemia en otro sector. Este de mucho brillo: los diamantes.

La industria de las piedras preciosas pensaba pasar de puntillas por la crisis.  Total, “un diamante es para siempre”, que inventó De Beers, y metidos en casa qué mejor manera de demostrar el amor. Pequeño detalle: metidos en casa y con-tra-ba-jo. La industria de la joyería es una víctima más de la pandemia originada en la ciudad china de Wuham hace un año y que contabiliza miles de muertos en todo el mundo y cotas de paralización de la economía no vistas en décadas.

La demanda de joyas con diamantes —los reyes de la joyería— se recuperará a niveles previos a la pandemia entre 2022 y 2024, con China a la cabeza, según un informe hecho público por el Antwerp World Diamond Center, con sede en Amsterdam. El informe con las conclusiones de Bain and Co, la consultora mundial experta en lujo, viene a concluir que todo dependerá de la vacunación, las medidas de confinamiento, las ayudas gubernamentales al sector (ninguna) y la capacidad de las joyerías (tanto las grandes como las pequeñas) de reinventarse y de ser capaces de vender online. Nada nuevo bajo el sol, sobre todo si se tiene en cuenta que la industria de la alta joyería ya estaba en crisis antes del 2020. De ahí la cantidad de fusiones y adquisiciones protagonizadas por el sector y que culminaron con la compra de Tiffany´s por parte del gigante LVMH.

Bain pronostica que la producción de diamantes en bruto se mantendrá estable de 2023 a 2030, con muy pocos proyectos mineros nuevos en funcionamiento, lo que ayudará a la recuperación. El crecimiento de las clases medias y altas en China e India impulsará la industria global. Todo lo fiamos a China, mientras Occidente, especialmente Europa (Estados Unidos es un mercado más dinámico), languidece a la espera de tomar decisiones macro que realmente la saquen del letargo funcionarial en el que está sumida su economía. 

Según los últimos datos oficiales, la producción de diamantes cayó un 20% en 2020 y las ventas de diamantes en bruto, que ya habían caído un 18% interanual en 2019, se desplomaron un 33% en 2020. El sector de la joyería de diamantes registró una caída de las ventas del 22% de tasa interanual.