POLÍTICA
27/02/2019 12:14 CET | Actualizado 27/02/2019 12:18 CET

La Inspección de Trabajo abre expediente por discriminación sexista en el Mobile

En algunas ofertas se pedían requisitos como tener una talla de 36/38, ir con falda corta, maquilladas y una altura mínima de 1,75 centímetros, y el sueldo podía ir en función de su altura, denuncia UGT.

LLUIS GENE via Getty Images
Una azafata, en la edición del Mobile World Congress del pasado año.

La Inspección de Trabajo de la Generalitat catalana ha abierto un expediente para investigar las denuncias presentadas por el sindicato UGT por presunta discriminación sexista en la selección de personal para realizar tareas durante la celebración del Mobile World Congress.

La Conselleria de Trabajo ha anunciado este miércoles que procederá a instruir los expedientes correspondientes a las tres denuncias presentadas el pasado lunes por este sindicato para intentar determinar "si los hechos denunciados incurren en conductas contractuales que no se ajustan a las leyes".

En concreto, el departamento asegura, en un comunicado, que indagará de manera especial en esta ocasión si se ha producido una actuación "discriminatoria hacia las mujeres".

En caso de que se acrediten los hechos, Inspección afirma que "actuará de forma expeditiva como se ha hecho en otras ocasiones".

UGT denunció hace unos días que los puestos de trabajo que crea el Mobile son "precarios, discriminatorios y sexistas" y que estas ofertas de empleos contribuyen a seguir perpetuando los estereotipos de género y a seguir "cosificando" a las mujeres.

El sindicato llegó a asegurar que en algunas ofertas se pedían requisitos como tener una talla de 36/38, ir con falda corta, maquilladas y una altura mínima de 1,75 centímetros, y que el sueldo podía ir en función de su altura.

La defensa de los organizadores

En respuesta a estas denuncias, la asociación organizadora del Mobile, GSMA, ha asegurado que el congreso está comprometido con "garantizar buenas condiciones de trabajo para el personal temporal" y ha expresado su confianza en que el personal empleado, a través de Fira de Barcelona, "no debe cumplir con un conjunto inaceptable de estándares para el empleo en el MWC Barcelona".

"Esperamos que todos los asistentes, incluido el personal temporal que empleamos, se vistan adecuadamente con ropa de negocios", señala en un comunicado, para explicar después que el Mobile no especifica la altura, el peso, ni el tamaño del vestido, entre otras características.

Además, insiste en que GSMA tiene un código de vestimenta que aplica con rigor y que, para participar en el MWC Barcelona, los expositores están obligados por contrato a cumplir con todas las leyes, regulaciones y directrices locales aplicables y el código de conducta global de la GSMA.

Este código de conducta establece "explícitamente que los trabajadores solo deben participar en base a las leyes y prácticas laborales reconocidas".

ESPECIAL PUBLICIDAD