POLÍTICA
10/05/2019 11:43 CEST | Actualizado 10/05/2019 11:44 CEST

La íntima carta de un periodista que resume en pocas palabras cómo es Rubalcaba

“Suerte tuvieron...".

EFE

“Tú no eras como ellos y callaste”. El periodista José María Izquierdo ha escrito una íntima carta —en la Cadena Ser— al exvicepresidente del Gobierno y exsecretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba, en estado de “extrema gravedad” tras sufrir un ictus el pasado miércoles.

Izquierdo, quien describe sus sonoras broncas con el exdirigente socialista, recuerda las numerosas horas que pasó con él “para elaborar el documental y el libro El fin de ETA”. 

 

 

En ese contexto, Izquierdo ha recordado que Rubalcaba “es el político más vejado y más calumniado”, ejercicio—el de la calumnia— al que, según el periodista, “se sumó gustoso el PP, con una campaña inmunda que duró años”: “Suerte tuvieron, tú no eras como ellos y callaste”, ha sentenciado.

Querido Alfredo:

Tú eras el político y yo el periodista cuando nos enzarzábamos en sonoras broncas, tú hurtando el cuerpo para no contar determinadas cosas bajo tu mando, y yo insistiendo para saberlas. Años después pasamos juntos varias horas para elaborar el documental y el libro El fin de ETA. Seguíamos en nuestras trincheras, pero ya se sabe que el roce tiene algunas consecuencias. Recordábamos, por ejemplo, que quizá hayas sido el político más vejado y más calumniado, como este Ojo recogió en el libro Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna. Aquella jauría de insultadores profesionales dijeron de ti cosas como las siguientes: “Risa de hiena, piel de cordero, dentellada de lobo”; “Algunos atribuyen su éxito profesional a su falta de descendencia”; “De una amoralidad absolutamente escandalosa”; “Es la etiqueta de Anís del Mono”; “Ha contribuido de modo decisivo a que España sea uno de los países más salvajes de Occidente”; “Desprecia a las víctimas del terrorismo”, o “Rastrero, repulsivo, reptil”. A tal potaje se sumó gustoso el PP, con una campaña inmunda que duró años, con algunos de sus mamporreros, recordemos a Ignacio Cosidó en lugar destacado, encelados en la infamia, mientras tú luchabas para acabar con ETA. Suerte tuvieron, tú no eras como ellos y callaste. Recibiste demasiados insultos y nunca el homenaje que te merecías.

Un beso, Pilar. Un abrazo, Alfredo.

APRENDE A USAR TU DINERO