La Justicia británica rechaza frenar las deportaciones de migrantes a Ruanda

El Ejecutivo espera que este martes despegue un vuelo con los primeros once demandantes de asilo que serán enviados al país africano.
Activistas de derechos humanos reaccionan tras perder una apelación ante el Superior de Londres.
Activistas de derechos humanos reaccionan tras perder una apelación ante el Superior de Londres.
EFE/EPA/ANDY RAIN

La Corte de Apelaciones británica ha descar este lunes frenar los planes para deportar a Ruanda a solicitantes de asilo que el Gobierno considera que han llegado al Reino Unido de manera ilegal.

El Ejecutivo espera que este martes despegue un vuelo con los primeros once demandantes de asilo que serán enviados al país africano, donde sus solicitudes serán evaluadas.

El primer ministro, Boris Johnson, ha argumentado que el plan es necesario para desincentivar la llegada de personas en pequeñas embarcaciones a través del canal de la Mancha.

Los jueces han respaldado este lunes la decisión que ya tomó la semana pasada el Tribunal Superior de Londres, que falló en contra de adoptar medidas cautelares contra las deportaciones antes de que en julio se celebre un juicio completo sobre su legalidad.

“Estamos extremadamente decepcionados, porque aún no sabemos si este proceso es legal”, ha declarado a la cadena BBC Mark Serwotka, secretario general del sindicato PCS, que agrupa a más de un 80% de los empleados del sistema de aduanas británico.

El sindicato, junto con dos organizaciones no gubernamentales, había apelado a la Justicia para tratar de congelar de inmediato los vuelos a Ruanda.

El príncipe Carlos lo califica de “espantoso”

A la polémica se han sumado unas declaraciones privadas del príncipe Carlos, heredero al trono del Reino Unido, que según ha desvelado el diario The Times ha calificado de “espantosos” los planes de Johnson, a pesar de la tradicional neutralidad política de la monarquía británica.

El primer ministro, por su parte, ha afirmado este lunes que es “inevitable” que los vuelos para enviar a solicitantes de asilo a Ruanda afronten “una gran cantidad de acciones legales en contra”.

“Pero lo que estamos intentando hacer es detener el modelo de negocio de las bandas criminales que se aprovechan de la gente haciéndoles atravesar el canal de la Mancha en embarcaciones inseguras, arriesgando sus vidas”, ha agregado.