INTERNACIONAL
12/06/2019 18:16 CEST

¿Por qué hay tanta gente manifestándose en Hong Kong?

La ley de extradición que se debate estos días ha conseguido lo que nunca antes: llevar a cientos de miles de hongkoneses a protestar a las calles.

TYRONE SIU / REUTERS

La violencia ha estallado este miércoles en Hong Kong durante unas protestas en las que miles de manifestantes se han congregado frente a la sede del Gobierno.

La Policía ha cargado con pelotas de goma y gases lacrimógenos contra la multitud, que se había dado cita para expresar el malestar social por la polémica ley de extradición que iba a debatirse.

El inicio de la sesión legislativa se ha retrasado debido a la multitud de jóvenes que han atestado las calles cercanas, derribado barreras y luchado contra los policías que se encontraban en el exterior del recinto en el que se iba a debatir dicha ley.

Si no has seguido de cerca el desarrollo de estas noticias, este es el resumen de la ley que ha provocado el malestar en Hong Kong:

Para empezar, ¿Hong Kong forma parte de China? 

ASSOCIATED PRESS

Esta es una de las preguntas más buscadas en Google, de modo que es un buen punto de partida. La respuesta es sí, pero es más complicado que eso.

En 1997, esta antigua colonia inglesa pasó a ser una región administrativa especial de China después de expirar el contrato de arrendamiento de 99 años de los Nuevos Territorios, al norte de la isla de Hong Kong.

Bajo un tipo de gobierno resumido en “un país, dos sistemas”, a Hong Kong se le garantizó el derecho a retener sus propios sistemas sociales, legales y políticos durante los 50 años siguientes a la transferencia de la soberanía, que pasó del Reino Unido a China.

Sin embargo, el Partido Comunista de China, que está en el poder, cada vez incumple más ese acuerdo a través de cambios en la legislación sumamente impopulares.

¿En qué consiste esa ley de extradición?

ASSOCIATED PRESS
John Lee, secretario de Seguridad de Hong Kong (derecha), Carrie Lam, jefa ejecutiva de Hong Kong (centro) y Teresa Cheng, secretaria de Justicia, atienden a las preguntas de los periodistas durante una rueda de prensa.

Hong Kong actualmente limita la extradición a las jurisdicciones con las que tiene acuerdos en vigor y a otros casos particulares. China quedaba fuera de esos acuerdos debido a las dudas existentes sobre su independencia judicial y su historial con los derechos humanos.

Los cambios propuestos en la nueva ley permitirían la extradición a China, Taiwán y Macao de las personas acusadas por delitos como asesinato o violación. Las solicitudes de extradición serían entonces decididas de forma individual.

La reforma de la ley se inició después de que un joven de 19 años de Hong Kong asesinara presuntamente a su novia de 20 años embarazada cuando estaban de vacaciones en Taiwán en febrero del año pasado. Al regresar a Hong Kong, ya no podía ser extraditado porque no hay acuerdo entre estos dos países.

Las autoridades han declarado que serán los tribunales de Hong Kong quienes tendrán la última palabra sobre si se debe acceder a estas solicitudes de extradición y de si permanecerán al margen los acusados de crímenes políticos y religiosos.

¿Por qué se opone la gente?

TYRONE SIU / REUTERS

Las protestas se han visto como una creciente oposición a la relación con el Partido Comunista de China, cuyo líder, Xi Jinping, ha proclamado su tolerancia cero con quienes exigen una mayor autonomía para Hong Kong.

Este proyecto de ley se ha convertido en una especie de pararrayos para la preocupación que suscita el creciente control de Pekín sobre el territorio semiautónomo de Hong Kong.

Quienes se oponen a esta ley de extradición consideran que pondría a los residentes de Hong Kong en riesgo de caer atrapados en el sistema judicial de China, donde multitud de opositores al Partido Comunista han sido acusados de delitos económicos con argumentos poco fundados y de ataques contra la seguridad nacional sin tener un juicio justo.

¿Qué hacen los manifestantes?

ASSOCIATED PRESS

Las protestas han crecido a medida que se acercaba la segunda lectura del proyecto de ley. El domingo pasado, decenas de miles de manifestantes tomaron las calles de Hong Kong en la mayor manifestación desde las de 2014 por la libertad electoral.

El martes por la noche una multitud de personas se reunió a las puertas del Consejo Legislativo, y el Consulado de EE UU advirtió a la gente que evitara la zona, que tuviera precaución y mantuviera un perfil bajo.

El miércoles por la mañana, los manifestantes —algunos con máscaras y cascos— bloquearon las calles principales alrededor de los edificios gubernamentales. La situación se volvió violenta cuando la Policía trató de dispersar a los manifestantes disparándoles balas de goma y gases lacrimógenos.  

Algunas empresas decidieron cerrar todo el día y también convocaron huelgas de trabajo y manifestaciones estudiantiles, aunque se desconoce hasta qué punto han sido seguidas.

¿Qué dicen los manifestantes?

ATHIT PERAWONGMETHA / REUTERS
Imagen de la manifestación este miércoles.

“Queremos que el Gobierno frene la legislación y no vuelva sobre ella”, explica un manifestante que se presenta como Marco.

Una compañera que dice llamarse King cuenta que la protesta supone un punto de inflexión para la generaciones más jóvenes de Hong Kong, que ven pocas perspectivas laborales y unos precios de alquiler de vivienda por las nubes.

“Somos jóvenes, pero sabemos que si no salimos a luchar por nuestros derechos, puede que los perdamos”, afirma Jacky, una manifestante de 18 años que no quiere dar su apellido para evitar las posibles represalias de las autoridades.

“Tenemos que defender nuestros derechos o nos los quitarán”, asegura.

La reticencia de los manifestantes a identificarse con su nombres completo y profesión —muchos de ellos llevan además mascarillas para ocultar sus rasgos faciales— refleja la dureza cada vez mayor con la que las autoridades se enfrentan a las revueltas sociales.

Estas acciones no se toleran en la China continental y los residentes de Hong Kong temen poder enfrentarse a una prohibición de viajar si cruzan la frontera.

¿Por qué los políticos quieren ese proyecto de ley?

TYRONE SIU / REUTERS
La jefa del Ejecutivo de Hong Kon, Carrie Lam, durante una rueda de prensa sobre el proyecto de ley el 10 de junio.

Carrie Lam, la jefa del Ejecutivo hongkonés, ha defendido una y otra vez esta legislación como algo necesario para cerrar vacíos legales con otros países y territorios.

Lam, que canceló su sesión habitual de preguntas y respuestas este miércoles, explicó que el Gobierno había considerado las preocupaciones del sector privado y modificado el proyecto de ley para mejorar la salvaguarda de los derechos humanos. Sin los cambios, dijo, Hong Kong se arriesgaría a convertirse en un refugio para fugitivos.

La mandataria hizo hincapié en que los casos de extradición se decidirían en tribunales de Hong Kong.

¿Y ahora, qué?

ASSOCIATED PRESS

Un comunicado del Gobierno explica que la sesión del Consejo Legislativo de Hong Kong programada para las 11:00 hora local del miércoles se pospondrá “para más adelante”, sin especificar la fecha.

La votación del proyecto de ley está programada para el 20 de junio y parece muy improbable que las protestas hayan finalizado para ese día. 

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco y Marina Velasco Serrano.

Photo gallery Disturbios en Hong Kong por la polémica ley de extradición See Gallery

PULEVA PARA EL HUFFPOST