POLÍTICA
31/07/2019 10:20 CEST | Actualizado 31/07/2019 12:03 CEST

La militancia de EH Bildu apoya la abstención en la investidura de la socialista María Chivite

Con esta posición, la candidata socialista podrá ser investida presidenta de Navarra.

EFE

La militancia de EH Bildu ha respaldado que los parlamentarios de la formación abertzale se abstengan para posibilitar la investidura de la candidata del PSN, María Chivite, como presidenta del Gobierno de Navarra.

De esta forma María Chivite tiene ya garantizada su investidura en la segunda votación, prevista para la noche del viernes, en la que tendrá 23 votos a favor de PSN (11), Geroa Baai (9), Podemos (2) e Izquierda-Ezkerra (1), 20 en contra de la plataforma Navarra Suma (UPN, PP y C’s), y 7 abstenciones de EH Bildu.

En la consulta vinculante convocada por la formación abertzale, un 75% ha votado a favor de la abstención y un 25% han votado a favor de que se vote en contra en la investidura. Han emitido su voto 2.000 militantes.

De esta forma, María Chivite cuenta para su investidura con el apoyo de PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, y con la necesaria abstención de EH Bildu.

El debate de investidura comenzará este jueves a las 12 horas con la intervención de la candidata socialista y continuará por la tarde con la intervención de los grupos. Está previsto que a las 20.30 horas se produzca la primera votación, en la que es necesaria la mayoría absoluta, que Chivite no alcanzará.

Por tanto, tendrá que esperar a la segunda votación, que se realizará 24 horas después y en la que es suficiente la mayoría simple, para ser investida presidenta.

“Indudable”

En conferencia de prensa, el parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz ha agradecido la participación de la militancia, que de hecho ha incrementado en los últimos días en 900 personas la inscripción para poder participar en la consulta, y aunque el portavoz ha considerado “indudable” el voto mayoritario a favor de la abstención, el 25 % de los votos en contra evidencia “las dificultades” de muchas personas para obviar “la tarjeta de visita que presentaba el partido socialista”.

“El porcentaje del ‘no’ demuestra ese malestar con el Partido Socialista, con su historia reciente y deja en evidencia el temor ante la posibilidad de dar alas al partido socialista”, ha dicho un Araiz que ha señalado que en la legislatura recién finalizada el cuatripartito ‘del cambio’ en el que participó EH Bildu “solo fue posible cuando la participación del partido socialista no fue necesaria”.

Por ello, Araiz ha advertido al PSN: “No debe realizar una lectura errónea del resultado de esta consulta, porque tanto quienes han votado la abstención como quienes han votado no, rechazan rotundamente una política de exclusión, la cual entendemos que deberá cambiar en cuanto inicie su andadura el Gobierno que encabezará sin duda ya María Chivite”.

Además, para el portavoz de la formación abertzale, “si alguien y algo sale fortalecido de todo este proceso es la izquierda soberanista en Nafarroa por su madurez y resonsabilidad”, ha señalado sobre el respaldo mayoritario a la postura de la dirección de facilitar el Gobierno de Chivite con la abstención.

“Dijimos que íbamos a actuar con responsabilidad y así lo vamos a hacer en este caso ya con el aval, con el refrendo y por mandato de nuestra base social”, ha zanjado Araiz. 

“Impostura”

La portavoz en funciones del Gobierno, Isabel Celaá, ha aseverado que los socialistas navarros no han pactado con Bildu mientras que el Partido Popular sí ha llegado a “muchos acuerdos” con esa formación en la Cámara Vasca.

“Hay demasiada impostura en esto”, ha opinado Celaá, en Antena 3, en relación con las críticas a la investidura como presidenta de Navarra de la socialista Chivite con la abstención de EH Bildu.

“El PP ha pactado con Bildu en distintos lugares, muchos, siempre que le ha convenido; sí muchos acuerdos y en varios lugares, por lo tanto en la Cámara Vasca”, ha puntualizado.

Según Celaá, el Gobierno “no tiene que vender nada, sino presentar los hechos como cualquier otra fuerza política; los hechos son unos y las opiniones pueden ser muy diversas”.

Así, ha argumentado que “en el anterior tiempo político en la alcaldía de Pamplona estaba Bildu, ahora no por la actuación del PSOE navarro; en la mesa de la Cámara estaba Bildu y está Bildu, y en el Gobierno de Navarra antes estaba Bildu y ahora no va a estar”.

La portavoz del Ejecutivo ha insistido en que si hubiera habido pacto, habría un alcalde de Bildu en Pamplona.

“Es público que no habido un pacto con Bildu, que haya fuerzas que quieran afirmar esto es una opinión política y cada fuerza política dice lo que cree que le conviene más; estas conclusiones no son nada convenientes para la política española”, ha concluido.