ECONOMÍA
03/07/2019 14:20 CEST | Actualizado 03/07/2019 15:12 CEST

La mítica cafetería Santander, en Madrid, cierra tras 52 años

Por la competencia de las franquicias.

MAPS

La Gran Cafetería Santander, en Madrid, cerró al público el pasado 27 de junio tras 52 años, ha confirmado a Efe su dueña, Carmela Rodríguez, que ha señalado como motivo principal la competencia de las franquicias.

Algunos ciudadanos se han acercado al establecimiento, situado en el número 4 de la plaza de Santa Bárbara, en Alonso Martínez, para dejar mensajes por escrito sobre el escaparate, donde una nota informa del cierre y agradece a los clientes la confianza.

El local cambiará de dueños tras un traspaso del que Carmela Rodríguez no quiere dar más detalles, aunque ha informado de que será sometido a una reforma para ser reabierto en unos meses con el mismo nombre.

Preguntada por los motivos que le han llevado a cerrar el negocio, al que estaba al mando desde el año 1980, Rodríguez ha comentado que “hay que ser grande para sobrevivir”.

“Los peces grandes se han comido a los chicos”, ha lamentado.

Su crítica principal es que no todos los negocios de hostelería pueden vender todo tipo de productos, según la normativa establecida para cada tipo de establecimiento.

“Ahora todas las franquicias que son cafeterías son comercios para la normativa. Los comercios también son hostelería pero tienen licencia de comercio, no de hostelería, con lo cual tienen que cumplir muchos menos requisitos y así su margen es mayor”, ha explicado.

Además, ha acusado a las instituciones de no ayudar, e incluso “maltratar”, a los negocios familiares, aunque no ha pedido subvenciones, sino que todos los locales cumplan los criterios establecidos para cada tipo de negocio.

“No todos podemos vender de todo”, ha añadido.

El cierre de esta cafetería se suma a la de otros establecimientos de hostelería míticos como Nebraska, Riofrío o el Café Central, que reabrió con una imagen renovada.

Photo gallery 10 buenas razones para tomar café See Gallery

PRIME DAY