POLÍTICA
20/10/2019 01:31 CEST | Actualizado 20/10/2019 04:45 CEST

La noche más “tranquila”: 6.000 personas se manifiestan en Barcelona con disturbios aislados

En diversos puntos han sido los propios manifestantes los que han increpado a los violentos.

PAU BARRENA via Getty Images

Ha sido la noche más tranquila de la última semana en Cataluña, aunque la situación en el centro de la capital catalana ha distado de ser normal: grupos de encapuchados dispersos han intentado colapsar las calles con barricadas y han buscado el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad. Sin embargo, a diferencia de las noches previas, numerosos ciudadanos se han coordinado espontáneamente para interponerse pacíficamente entre los violentos y la Policía con el fin de evitar una batalla campal. Y, en gran medida, lo han conseguido.

Desde las seis de la tarde, la plaza Urquinaona de Barcelona se ha empezado a llenar de gente de muy diversos perfiles en una manifestación convocada por los CDR y Arran Jovent. Tras los disturbios de los últimos cinco días, las fuerzas de seguridad han optado por registrar e identificar a las personas que accedían a la concentración como medida de precaución. 

Cerca de 6.000 personas se han manifestado en el mismo escenario en el que la noche del viernes hubo graves disturbios. Entre los asistentes estaba el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián, a quien algunos concentrados han increpado con gritos de “botifler” (traidor) y han pedido que se marche a Madrid.

EFE

Esta vez, la novedad ha sido un grupo de activistas pacifistas y de independentistas no violentos que se han sentado para formar un cordón entre la línea policial y los demás concentrados, con el fin de evitar incidentes. 

Y lo han logrado, pese a varios momentos de tensión, hasta que hacia las 00.30 la Policía se ha retirado, lo que ha sido recibido por los concentrados al grito de “hemos ganado”. 

Hacia esa hora, la Policía Nacional ha replegado a los agentes y furgonetas antidisturbios que desde primera hora de la tarde bloqueaban el paso hacia Vía Layetana -donde se halla la Jefatura Superior- a centenares de manifestantes, en una jornada sin disturbios, aunque han ardido algunas barricadas y ha habido momentos de tensión.

Grupos de alborotadores se han dirigido entonces hacia la cercana plaza de Cataluña, donde han levantado e incendiado una barricada y empezado a causar destrozos en jardineras y semáforos, por lo que también se han dirigido al lugar varias dotaciones policiales. En esta zona, los Mossos d’Esquadra han disparado algunos proyectiles de precisión ‘foam’ para abrirse paso hacia la barricada y despejar la zona, facilitando la intervención de los bomberos. 

No sólo los Mossos se han enfrentado a los grupos violentos. También ciudadanos anñonimos les han increpado cuando hacían barricadas o lanzaban objetos contundentes a los agentes.

La tensión se ha desplazado entonces hacia las Ramblas, donde en torno a medio centenar de radicales han levantado barricadas ante la sorpresa y el sobresalto de muchos turistas que a esas horas aún tomaban algo en las terrazas.

Los Mossos no han tardado en desplegarse por el emblemático paseo barcelonés y han vuelto a disparar proyectiles de ‘foam’ para despejar la zona, en la que además han realizado varias detenciones. En toda la noche ha habido al menos seis detenidos. 

Un total de seis personas han requerido asistencia del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), y todas ellas han sido dadas de alta ‘in situ’. Tres de esas personas en Barcelona y a otras tres en Girona.

Una tregua tras cinco días de disturbios

El grueso los grupos violentos que las últimas noches han provocado el caos en Barcelona han dado hoy una tregua. Tras colapsar el pasado lunes los accesos del aeropuerto del Prat, horas después de la condena a la cúpula del procés, el centro de la capital catalana se ha convertido desde el martes en un campo de batalla nocturna con disturbios por parte de grupos violentos que han quemado centenares de contenedores y una gran cantidad de mobiliario urbano para levantar barricadas y se han enfrentado a las fuerzas de seguridad. 

De los centenares de heridos en los disturbios de esta semana en Cataluña, un total de 18 permanecen hospitalizados en distintos centros sanitarios, dos de ellos en estado muy grave y otros ocho graves -tres de ellos por lesiones oculares compatibles con el impacto de objetos esféricos-.

Paralelamente, tres juzgados de guardia de Barcelona han decretado prisión sin fianza para seis de los detenidos por los incidentes de ayer en la ciudad, al igual que ha ocurrido con uno de los ocho detenidos por los altercados de este viernes en Girona. 

Aunque los Mossos tenían controlada la situación, hasta bien entrada la madrugada seguía habiendo conatos de barricadas en diversas calles del centro de la capital catalana, provocados por grupos de jóvenes mucho más dispersos y menos numerosos que en las jornadas previas. En los próximos días se verá si la tregua vivida la noche de este sábado en Barcelona marca el inicio de la distensión... o si solo ha sido un alto el fuego momentáneo.

Photo gallery Sexta jornada de protestas en Cataluña por la sentencia del procés See Gallery

ESPECIAL PUBLICIDAD