ECONOMÍA
27/05/2021 14:19 CEST | Actualizado 27/05/2021 14:29 CEST

La OCDE mejora la previsión económica de España en 2021, pero alerta sobre la deuda

La organización también eleva su pronóstico para 2022, con un aumento del 6,3%, frente al 4,8%

EFE
Presidente de la OCDE, Ángel Gurría

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha incrementado dos décimas su previsión del crecimiento del producto interior bruto (PIB) de España para 2021, hasta situarse en el 5,9%, mientras que el organismo presidido por Ángel Gurría también ha elevado su pronóstico para 2022, cuando anticipa una expansión del 6,3%, frente al 4,8% previsto anteriormente.

El fuerte rebote del crecimiento de España anticipado por la OCDE para este año y el que viene llegan después de que en 2020 registrara “una recesión económica sin precedentes a causa de la pandemia”, que se tradujo en una contracción del 10,8% del PIB, como reflejo de las estrictas medidas para contener la propagación de la Covid y de las características estructurales que incrementaron la vulnerabilidad de la economía española, incluyendo la importancia del turismo, la alta prevalencia de pymes y el uso generalizado de contratos temporales.

En su estudio económico de España, la OCDE proyecta que el PIB se recuperará a partir de la segunda mitad de 2021, ya que el despliegue gradual de las vacunas permitirá liberar la demanda acumulada, mientras que el turismo se recupera gradualmente y el plan nacional de recuperación impulsa la demanda, aunque subraya la elevada incertidumbre que rodea estas perspectivas.

A este respecto, advierte de que, si bien la demanda interna puede ser más fuerte de lo esperado, un posible aumento de las insolvencias una vez que se retiren las medidas de apoyo, representa un fuerte riesgo a la baja y puede incrementar los préstamos morosos.

De este modo, la OCDE destaca la respuesta “rápida y eficaz” de la política fiscal a la crisis y señala la necesidad de mantener las políticas de apoyo hasta que la recuperación esté consolidada, aunque insiste en que estas deberán estar más focalizadas.

Aumento de la deuda

En cuanto a la posición fiscal de España, la OCDE anticipa que el déficit cerrará este año en el 8,6% del PIB, frente al 11% de 2020, para reducirse al 5,4% en 2022, mientras que la ratio de deuda pública, que alcanzó el 120% del PIB en 2020, apenas bajará este año al 119,7% y hasta el 117,4% un año después.

En este contexto de debilidad de la economía, la OCDE subraya que la consolidación fiscal debe ser gradual “para evitar un descarrilamiento de la recuperación”.

No obstante, dado el elevado nivel de deuda pública estimado, considera necesario que, “una vez encarrilada la recuperación”, se anuncie una estrategia de consolidación fiscal a medio plazo para todos los niveles de la Administración, con el objetivo de dar credibilidad a la sostenibilidad fiscal.

En este sentido, advierte de que los desafíos fiscales de España se verán exacerbados por la duplicación de la tasa de dependencia de la tercera edad de aquí a 2050, por lo que señala que deberán “tomarse medidas adecuadas y socialmente aceptables” para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones.