La OCU pone en duda la eficacia de estas populares cremas

Ciertos reclamos publicitarios no cumplen con lo que anuncian.
Crema hidratante.
zoranm via Getty Images
Crema hidratante.

¿Demasiado bueno para ser verdad? En el caso de las cremas faciales que prometen efectos similares a los del bótox, según la OCU, lo es.

La Organización de Consumidores y Usuarios ha advertido en el número de agosto de la su revista OCU Salud, sobre los reclamos engañosos de algunos productos de cuidado facial que, según la institución, son “imposibles de cumplir”.

“Ninguna crema con efecto bótox, efecto tensor, botulin effect, botox like o botox orgánico puede ofrecer el mismo resultado que la toxina botulínica inyectada en el músculo”, apuntan en una nota enviada a los medios, que va acompañada con el hashtag #NoCuela.

La OCU indica que este tipo de cosméticos no tienen la capacidad de llegar a las capas más profundas de la piel, por lo que su efecto es superficial. La toxina botulínica, conocida popularmente como bótox, se inyecta en el músculo “responsable del movimiento que causa las arrugas”, relajándolo o bloqueándolo durante cuatro o seis meses.

Las propiedades tensoras o hidratantes de las que presumen algunas cremas que se comercializan bajo el claim ‘efecto bótox’ suelen desaparecer al cabo de unas horas. Por eso, lo más recomendable para un tratamiento antiarrugas es consultar con un especialista y optar por bótox o tratamientos de relleno inyectables.

En concreto, la OCU señala dos cremas que no cumplen con lo que prometen. La primera es la Biotulin Supreme Skin Gel, que incluye Esphilantol en su composición, un ingrediente que produce un efecto “anestésico local”.

La otra es Argireline de la popular marca The Ordinary, que contiene “un 10% de Argireline, un péptido patentado con efecto suavizador de arrugas”.

Las cremas de manos más vendidas