La OTAN da por "alcanzados" todos sus objetivos en Madrid: ha sido una cumbre "histórica"

Stoltenberg califica de "perfecta" la organización española de un evento que permitirá "transformar" la Alianza y afrontar sus amenazas, Rusia la primera en la lista.
|
Jens Stoltenberg, durante su rueda de prensa de cierre de la Cumbre de la OTAN.
Jens Stoltenberg, durante su rueda de prensa de cierre de la Cumbre de la OTAN.
Europa Press News via Getty Images

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha dado por cerrada la Cumbre de la Alianza en Madrid con un balance triunfalista, en el que ha defendido que se han “alcanzado” todos los objetivos planteados en la agenda: la transformación de la organización, los nuevos fundamentos de gestión, la ampliación de miembros Suecia y Finlandia, el apoyo prolongado a Ucrania, nuevo Concepto Estratégico, la subida del presupuesto y mejora de sus relaciones con aliados no OTAN.

Con Rusia como nuevo máximo riesgo para los aliados tras la invasión de Ucrania del pasado febrero, es lógico que Stoltenberg haya mandado el mensaje más duro de su balance al presidente de Rusia, Vladimir Putin. “El presidente Putin debería retirar sus fuerzas y poner fin a esta guerra inmediatamente, deteniendo el ataque a una nación democrática y soberana que causa tanto sufrimiento en Ucrania”.

A su entender, esa ampliación y la participación de otros estados no miembros de distintos lugares del planeta, como el Indo-Pacífico, evidencia que la OTAN no es un bloque “monolítico”, sino que ha demostrado que es capaz de unirse en un “mundo peligroso”. Que tiene con quién hablar, debatir y pactar, cosa de la que adolece una Rusia cada vez más aislada internacionalmente. Hay “unidad y resolución”, ha defendido como una de las conclusiones más favorables de este encuentro.

También está entre ellas el mensaje de disuasión que se lanza. Porque la Alianza no ha hecho más que repetir en Madrid que todo lo hace de forma preventiva, defensiva, que su intención no es la de atacar a nadie, ni a Rusia que ha sido declarada su mayor amenaza. El objetivo sigue siendo “prevenir la guerra”, pero que si es necesario, ahí estarán los aliados, es el resumen. Aviso para navegantes, o sea, para Putin, por si tiene interés de ir a por otros países europeos, de la UE y de la propia OTAN.

No tenía en mente sólo a los bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) o Polonia, ahora nerviosos por la tensión en el corredor Suwalki, sin ir más lejos. También pensaba en los nuevos: ha tenido palabras para los socios por llegar, Suecia y Finlandia, a los que se ha invitado al club precisamente en esta cita. “Finlandia y Suecia son naciones soberanas y tienen derecho a elegir unirse a la OTAN. Nosotros les damos la bienvenida y estamos preparados para cualquier eventualidad”, señala. Los que serán sus compañeros estarán preparados “para cualquier eventualidad” en el futuro, después de que Putin haya amenazado con tomar medidas si estos dos estados se sumaban al círculo atlantista.

España, “perfecta”

Todo, en una cita que el noruego ha calificado de “histórica”, y que el Gobierno español ha permitido que se desarrolle de forma “perfecta, impecable y excelente”. Stoltenberg ha mostrado su “gratitud” al presidente Pedro Sánchez, por poner a su alcance “todas las facilidades” para tomar estar “transformadoras decisiones”. “Estamos extremadamente agradecidos (...) Demuestra el valor de España. Es motivo de celebrar”, ha dicho. “Todos los aliados han expresado su agradecimiento a España por acogernos en Madrid, una hermosa ciudad, en el Palacio Real y en el Museo del Prado”, ha enfatizado. La capital española, señala, “ha sido el mejor marco posible para una cumbre histórica”.

La próxima Cumbre de la OTAN será en Vilna, Lituania, en 2023, un gesto de apoyo a los países bálticos ante la amenaza de Rusia.

El flanco sur, Ceuta y Melilla

A preguntas de la prensa, el exprimer ministro noruego se ha referido también a la protección de Ceuta y Melilla, que se incluye sin citar expresamente en el nuevo Concepto Estratégico de Madrid, la hoja de ruta parida en este encuentro. Stoltenberg ha garantizado que la Alianza está “para proteger a todos los aliados contra todas las amenazas” y que, en última instancia, la decisión sobre la activación del artículo 5 del Tratado de Washington es “política”. Este artículo es al que pueden acogerse los aliados en caso de una agresión, para pedir la ayuda del resto de miembros; los estados deben pedir ese auxilio y los demás, responder.

La jornada de este jueves se ha dedicado precisamente al flanco sur y las amenazas que de allí pueden llegar para la OTAN. El secretario ha confirmado que se ha acordado un paquete de creación de capacidades para Mauritania, “para ayudarles a hacer frente a la seguridad fronteriza, la inmigración irregular y el terrorismo”. También habrá apoyo técnico a Túnez y Jordania. “Hemos hablado de la crisis alimentaria mundial, resultado de la invasión rusa de Ucrania. Hemos hablado de cómo mitigar la crisis y conseguir sacar el grano de Ucrania por tierra y por mar”, ha explicado.

Justo antes de esta comparecencia, el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, ha asegurado que, ante una amenaza “muy concreta” desde el flanco sur, la OTAN podría decidir reforzar su despliegue militar en la zona. “Si la amenaza fuera muy, muy presente y muy concreta, se podría pensar en un refuerzo del despliegue militar en la frontera sur, como estamos viendo ahora en el este”, ha asegurado. Lo esencial, que es lo que se ha hecho hoy, dice, es tener en la agenda estos riesgos y medios para dar alerta de lo que ocurre, ante “la necesidad de identificar las amenazas y que la mejor forma de hacerles frente es con la colaboración entre los aliados y con nuestro socios”.

Así, los ministros estuvieron de acuerdo en que cada amenaza concreta puede precisar distintos tipos de ayuda que pueden ser, desde paquetes de ayuda como el acordado para Mauritania hasta un diálogo político-técnico, como en el caso de Jordania, “dependerá de la amenaza”.

El nuevo concepto estratégico de la OTAN incluye entre las amenazas detectadas figuran las “actividades maliciosas” en el ciberespacio y el espacio, las campañas de desinformación, la instrumentalización de la migración, manipulación en el suministro de energía y la coerción económica.

Pedro Sánchez y su mujer, Begoña Gómez, junto a Joe Biden y sus nietas.

Cena de gala de los líderes de la OTAN y de la UE en el Museo del Prado