NOTICIAS
18/11/2020 08:14 CET | Actualizado 18/11/2020 12:38 CET

La Policía saca a 200 inmigrantes del puerto de Arguineguín sin tener garantizada una plaza de acogida

Interior investiga lo ocurrido, una medida que se sale del protocolo, mientras el grupo de marroquíes ha sido realojado en un complejo de bungalós.

El muelle de Arguineguín (Gran Canaria) sigue siendo, día tras día, escenario de la llegada de migrantes en pateras, en un volumen que supera ya el de la crisis de los cayucos de 2006. Las instalaciones de Cruz Roja a pie de mar están saturadas y, ante la “sobresaturación” del campamento, Interior sacó ayer de allí a unos 200 marroquíes, como una “solución puntual”. Un plan que ha contado con la custodia de la Policía Nacional, que no ha seguido el procedimiento habitual y que no se ha coordinado con la Secretaría de Estado de Migraciones, que no tenía un lugar de acogida al que llevarlos. Por eso, el Ministerio de Interior está investigando lo ocurrido. 

Anoche, el Ministerio de Migraciones realojó en un complejo de bungalós de Maspalomas (Gran Canaria), el Vista Oasis, a 139 de los inmigrantes, que se habían concentrado ante la Delegación del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria, después que la Policía les facilitara abandonar el campamento. Se habían quedado en la calle, sin atención ni alimentos. 

“Muchas gracias, mercy beaucoup”. Han sido las palabras más escuchadas mientras estos inmigrantes, todos varones jóvenes, se subían a las tres autobuses fletados de emergencia para responder a la situación que ha generado la salida no prevista de 227 personas del campamento de Cruz Roja en Arguineguín.

Sobre las 16.00 horas, la Policía facilitaba que esas personas salieran del muelle, con el argumento de que habían superado las 72 horas de retención que autoriza la ley para tomar la filiación a los inmigrantes irregulares, sin que ninguno estaba sujeto a cuarentena o restricción de movimientos por razones de índole sanitario. La salida de esas personas del muelle directamente a la calle, sin un recurso de acogida programado para ellas cogió por sorpresa a Gobierno de Canarias, el Ayuntamiento de Mogán y las diversas ONG.

El primero en reaccionar fue el Consistorio, que dispuso de inmediato un transporte para que aquellos que quisieran se desplazaran a la capital, a Las Palmas de Gran Canaria, donde se encuentra el Consulado de Marruecos y la Delegación del Gobierno. Casi 200 lo hicieron, para reconocer al llegar al exterior de la representación de la Administración del Estado que no tenían dónde dormir, ni qué comer, ni sabían dónde iban a poder alojarse.

Mientras el Ministerio del Interior anunciaba que iba a investigar por qué se había producido esta situación, Migraciones y el Gobierno de Canarias se coordinaban con otras administraciones, como el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, y la Cruz Roja para preparar una alternativa que evitara que nadie durmiera en la calle.

Finalmente, se recurrió a contratar otro de los complejos turísticos del sur de Gran Canaria que llevan tiempo vacíos por la crisis que ha provocado en el sector la pandemia de coronavirus.

La decisión, según fuentes de Interior citadas por El País, ha sido una “solución puntual ante la alta ocupación de las instalaciones”. Las instalaciones portuarias están ocupadas en la actualidad por más de 2.300 migrantes, que tras haber sido rescatados aguardan allí la reseña policial, el resultado de sus pruebas PCR y la asignación de una plaza de acogida. Se da la circunstancia de que actualmente hay casi la misma gente en el muelle de Arguineguín que en todo el pueblo.

Todo esto ocurrió justo en el día en el que la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la provincia de Las Palmas (FEHT) y los sindicatos UGT y CCOO habían pedido al unísono que los inmigrantes dejen ya las plazas hoteleras y que las zonas turísticas se preparen ya para retomar la actividad en la temporada de invierno.

Con las gestiones para realojarlos en curso, varias decenas de ciudadanos acudían a la plaza de la Feria a ofrecer agua, algo de comida y apoyo a los inmigrantes allí abandonados.

Algunos lo hacían a título particular; otros, en representación de organizaciones muy implicadas en esta materia, como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) o la Federación de Asociaciones Africanas en Canarias.

Este miércoles, estaba previsto que tomara posesión el nuevo jefe superior de Policía de Canarias, Rafael Martínez López, en un acto al que se anunciaba la presencia del director general del cuerpo, Francisco Pardo Piqueras, y el delegado del Gobierno, Anselmo Pestana. En mitad de la polémica generada por lo sucedido en Arguineguín, la Delegación anunciaba que ese acto se suspendía. 

Podemos pide la dimisión de Grande-Marlaska

La coordinadora general de Podemos Canarias, Laura Fuentes, ha pedido la“inmediata dimisión” del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, por la salida de los migrantes. 

En un audio remitido por su partido, Fuentes ha afirmado que se han vulnerado los derechos humanos de estas personas y se ha puesto en peligro la paz social con los vecinos de Las Palmas de Gran Canaria. 

La dirigente de Podemos ha calificado de “profundamente decepcionante” que un ministro de un gobierno progresista “juegue de esta forma con la dignidad de las personas migrantes” y se ha preguntado si esta es la forma del Estado “de vaciar” el muelle de Arguineguín y si este “es el plan de choque para la gestión migratoria en Canarias”.

En su opinión, el Estado está haciendo dejación de sus funciones “abandonando a estas personas y trasladando su responsabilidad a la sociedad canaria y a las entidades municipales, insulares, regionales y del tercer sector. “Es una deslealtad por parte del Estado”, ha añadido la coordinadora de Podemos Canarias.

También el PP ha exigido este martes la destitución del ministro de Interior por la “grave irresponsabilidad” que, a su juicio, ha cometido su departamento.

“Han puesto en la calle a más de 200 inmigrantes, los han dejado a su suerte. Esto es una grave irresponsabilidad. Exigimos responsabilidades inmediatas al ministro Marlaska y que lo cesen, porque no está a la altura de la grave crisis humanitaria que se vive en Canarias”, asegura la presidenta del PP en las islas, Australia Navarro, en una declaraciones difundidas por su partido.

Navarro se pregunta si “esta es la solución” que propone el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “a la grave situación de los migrantes en Canarias” ”¿Qué tienen que decir el delegado del Gobierno o el presidente (de Canarias, Ángel Víctor) Torres? ¿Qué tiene que decir la consejera del área (Noemí Santana, de Derechos Sociales) que ya debería estar en la plaza de la Feria de Las Palmas de Gran Canaria para dar una solución a esta pobre gente?”, ha añadido.

El PP sostiene que al Gobierno de Pedro Sánchez “no le importa” la crisis migratoria que están sufriendo las islas, con más de 17.000 personas llegadas en patera o cayuco en lo que va de año, “porque ellos han decidido que se queden aquí, que no salgan de aquí, de Canarias”.

El presidente Torres exige explicaciones a Interior

También el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres (PSOE), ha exigido esta noche explicaciones al Ministerio de Interior por la salida de los 227 inmigrantes, algo que cree que no debe volver a pasar.

 

El presidente Torres alude en su mensaje en Twitter directamente al comunicado difundido por Interior, en el que se anuncia que “se ha dado orden para conocer los detalles que han dado lugar a esta situación en el muelle de Arguineguín”.

“Reclamamos desde el Gobierno canario se aclare lo ocurrido y que no vuelva a suceder”, subraya.

Photo gallery El drama migratorio de Arguineguín See Gallery

#YONOMEOLVIDO