INTERNACIONAL
23/06/2021 10:16 CEST | Actualizado 23/06/2021 13:24 CEST

La portada del diario 'Bild' que es una bofetada a la UEFA y su veto a la bandera multicolor

¿Que no queréis verla? 🏳️‍🌈🏳️‍🌈🏳️‍🌈🏳️‍🌈🏳️‍🌈

Thomas Trutschel via Getty Images
Icono de la aplicación para móviles del diario alemán 'Bild'.

La UEFA prohíbe a Munich iluminar el estadio en el Alemania-Hungría contra una ley homófoba. Se veta un gesto de pura empatía, pero no todo el mundo es la UEFA. Hay humanidad ahí fuera. Por eso las redes sociales se están llenando de banderas multicolores y mensajes de apoyo a la alcaldía de la ciudad germana y hasta la prensa se está sumando, con mensajes de contenido editorial evidente.

El caso más llamativo, el del diario alemán Bild, que llevado a su portada un montaje de la bandera del orgullo gay y la germana, unidas por la trama de color, sin necesidad de más palabras: Alemania sí está por la diversidad, vamos con Alemania, pero también con el respeto a todas las tendencias.

La apuesta es más meritoria si se tiene en cuenta que el Bild tiene tendencia conservadora y que tiene una tirada de 3,6 millones de ejemplares, lo que lo convierte en el de mayor difusión de Europa y el cuarto del mundo. 

La iniciativa ha sido muy aplaudida en las redes sociales europeas, aunque también hay mensajes que rebajan el entusiasmo porque “viene del diario al que lee la ultraderecha alemana”, “no sirve para cambiar las cosas” o “el problema es que no lo leen los húngaros”, cuyo Gobierno ha presentado un proyecto de ley que equipara homosexualidad y pedofilia e impide hablar de parejas del mismo sexo en los colegios

Y se ha visto en otras portadas de la prensa local, al mismo tamaño (Morgen Post) o algo más discretos (Die Welt, Süddeutsche Zeitung), pero con el mismo espíritu. 

La UEFA recuerda que “es una organización política y religiosamente neutral”, y por eso, “dado el contexto político de esta solicitud (un mensaje dirigido a una decisión tomada por el Parlamento nacional húngaro), debe rechazarla”, según explica en su comunicado. 

Y, pese a ello, este miércoles ha publicado un tuit en el que tiene la valentía de afirmar que está “orgullosa” de llevar los colores del arco iris, pero que el requerimiento fue político, relacionado con la ley húngara, y que eso no lo podían admitir. “Para la UEFA, el arco iris no es un símbolo político, sino un símbolo de nuestro firme compromiso con una sociedad más diversa e inclusiva”, se lee en su cuenta de Twitter. 

Sí habrá banderas, quiera o no quiera la UEFA

Pero sus explicaciones no convencen y los gestos de apoyo se multiplican. Amnistía Internacional ha anunciado que distribuirá este miércoles banderas arcoíris en el Allianz Arena de Múnich, después de que la UEFA prohibiera las luces del Orgullo durante el Alemania-Hungría. El objetivo es, según esa ONG de derechos humanos, que los aficionados al fútbol puedan enviar un mensaje de solidaridad con la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) de Hungría durante el partido.

También habrá banderas en el campo, ya que el meta y capitán de la selección alemana, Manuel Neuer, lleva, desde hace tres partidos, un brazalete con el arcoíris, con el que la Federación Alemana de Fütbol (DFB) ha querido mandar un mensaje a favor de la diversidad y los derechos de las minorías. Lo seguirá haciendo, pese a que la UEFA lo investigó también; en esa ocasión, el organismo consideró que el brazalete respondía a una “buena causa” y no aplicó ninguna sanción al portero.

Y en la selección germana, el central Mats Hummels y el seleccionador Joachim Löw dijeron este martes que les hubiera gustado que Allianz Arena fuera iluminado con los colores del arco iris. Una declaración clara. 

A nivel legal, la vicepresidenta de la Comisión Europea (CE) para Valores y Transparencia, Vera Jourova, ha asegurado martes que el Ejecutivo comunitario estudia si la nueva legislación húngara viola el Derecho de la Unión Europea y hay una base legal para poner en marcha un procedimiento de infracción. “Estamos estudiando ahora la ley y analizando si y cómo viola el Derecho de la UE, porque afecta a la educación, la libertad de expresión y, desde mi punto de vista, también la cuestión de la discriminación (...). Como siempre, lleva algo de tiempo, así que dadnos algo de tiempo; vendremos al debido tiempo con la solución sobre si hay base legal para poner en marcha un proceso de infracción”, explicó ayer a la prensa. 

NUEVOS TIEMPOS