NOTICIAS
02/04/2019 20:26 CEST | Actualizado 02/04/2019 20:30 CEST

La princesa heredera de Bélgica renuncia a su paga anual de 920.000 euros

2.500 euros al día.

Patrick van Katwijk via Getty Images

La princesa heredera de Bélgica, Elisabeth, tendría que empezar a cobrar su asignación anual el próximo 25 de octubre, cuando cumpla 18 años. Pero no va a ver un euro de esa paga de 920.000 euros, pues sus padres, los reyes Felipe y Matilde, han decidido que no la cobra.

El objetivo de los reyes belgas, según publica el medio nacional De Morgen, es que la princesa Elisabeth se centre en sus estudios y tenga una vida “normal”, o al menos todo lo normal que sus funciones le dejen que sea.

No será hasta que la joven tome completa posesión de su cargo, es decir, al acabar sus estudios, cuando empiece a percibir ese dinero.

Su padre, tal y como recoge Lainformación, sí recibió este dinero como príncipe heredero. Elisabeth está acabado el bachillerato en el Atlantic College de Galés, y el plan de la familia es que continúe sus estudios en la Universidad y que después se forme en materia militar, como le corresponde al ser heredera al trono.

“La cuestión de la dotación anual ni siquiera se ha puesto sobre la mesa”, reconocieron los monarcas en su reciente visita a Mozambique, negando de esta forma que su hija vaya a embolsarse unos 2.500 euros al día.