Una presentadora británica se desmaya en pleno debate por la sucesión de Boris Johnson

La reacción de Liz Truss, tremenda.
La reacción de Liz Truss en el momento del desmayo
La reacción de Liz Truss en el momento del desmayo
TALK TV

Susto y de los serios este martes en el segundo debate entre los aspirantes a suceder a Boris Johnson. Mientras Liz Truss y Rishi Sunak discutían en directo, un fuerte ruido ha interrumpido la contienda política.

La reacción de Truss ha sido notoria, incluso se le oye un grito de ”¡oh, Dios mío!” al contemplar la escena que acababa de ocurrir. Delante de ella se ha desamayado la presentadora del debate, lo que ha obligado a paralizar el evento organizado por el diario The Sun y el nuevo canal TalkTV.

La reacción de la ministra de Exteriores ha sido captada en directo. Las cámaras muestras cómo, tras su susto inicial, se acerca con gesto serio para atender a la presentadora, aunque en esos instantes no se sabía bien qué había ocurrido.

Pasados unos minutos, un portavoz de News UK —grupo al que pertenece The Sun— ha informado de que se había registrado “un problema médico” en el estudio. Poco después han confirmado que se trataba de un desmayo de la moderadora, Kate McCann.

“McCann se desmayó en directo y aunque está bien, el consejo médico es que no deberíamos seguir con el debate”, señaló el canal en un comunicado, en el que pidió “disculpas” a la audiencia. También subrayó que no se había tratado de un incidente de seguridad y que los candidatos se encontraban bien.

Una segunda sesión muy tensa (antes del incidente)

Hasta ese momento había transcurrido algo más de media hora de confrontación, que seguía la senda de lo visto un día antes en la primera ‘sesión’ del cara a cara. Este martes Sunak y Truss han vuelto a chocar en materia económica en su particular enfrentamiento por dirigir el Gobierno británico y el Partido Conservador tras la dimisión de Johnson.

El dimitido ministro de Economía volvió a acusar, como lo ha hecho a lo largo de la campaña, a su rival de pretender una bajada de impuestos “inmoral”. “Lo que es moralmente incorrecto es pedirle a nuestros hijos y nuestros nietos que paguen nuestra factura. Liz (Truss) quiere bajar los impuestos a las grandes empresas y no creo que eso sea justo”, dijo Sunak.

Por su lado, la ministra de Exteriores, que se encuentra muy por delante en los sondeos realizados entre los afiliados al Partido Conservador —que son quienes deberán votar para elegir a su nuevo líder, que se convertirá automáticamente en primer ministro— reiteró que los planes de Sunak harán “menos competitivo” al país.