NOTICIAS
11/03/2020 08:22 CET | Actualizado 11/03/2020 08:46 CET

La UE acuerda un paquete de "herramientas" complementarias a las del Gobierno contra la "tormenta" del coronavirus

Bruselas activará un fondo de liquidez de 25.000 millones y flexibilizará las normas fiscales

EFE
Un trabajador realiza el seguimiento de la expansión del coronavirus Covid-19 en Bruselas (Bélgica).

Suspensión de la actividad educativa presencial en Madrid, Vitoria y La Rioja, de los vuelos desde Italia, cancelación de la actividad parlamentaria, adiós a los actos multitudinarios, a los viajes del Imserso, se cierra al público los partidos de LaLiga, se aplazan sin fecha las Fallas de Valencia... España ha desplegado ya una primera batería de restricciones contra el coronavirus, que ha dejado por el momento 37 muertos y más de 1.640 casos (casi la mitad en la Comunidad de Madrid).

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vaticinado este martes que la emergencia global va a traer “semanas difíciles”, con la aplicación de medidas de mayor contundencia para frenar el virus, mientras el Ejecutivo presentará el jueves el plan de choque que permita a familias y empresas sobrellevar la crisis sanitaria.  

“Haremos lo que haga falta, donde haga falta y cuando haga falta, y juntos, no les quepa duda, superaremos esta crisis”, afirmó este martes Sánchez, tras una reunión con sus socios europeos de la que se trajo una flexibilización por parte de la UE de los objetivos de déficit para los países más afectados por el coronavirus, como España e Italia.

“Todas las herramientas contra la tormenta” 

El mensaje de Sánchez era casi calcado al que trasmitieron los presidentes de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, y del Consejo Europeo, Charles Michel, tras su videoconferencia con los líderes de todos los países de la UE.

“Usaremos todas las herramientas a nuestra disposición para garantizar que la UE pasa esta tormenta”, dijo la presidenta de la CE al término del primer Consejo Europeo celebrado de forma telemática y consagrado a la crisis del COVID-19. 

Michel, por su parte, aseguró que los socios europeos han acordado actuar con un “enfoque conjunto y coordinación”.

En este contexto de armonización, el Ejecutivo comunitario anunció varias medidas socio-económicas, como la citada flexibilización de las normas fiscales del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, permitir que se puedan movilizar ayudas de Estado para las empresas que lo necesiten y la creación creará de un “fondo de respuesta al coronavirus” para contrarrestar el “gran impacto económico potencial” de la crisis sanitaria.

Ese fondo estará dotado con 7.500 millones de euros iniciales para aportar liquidez a las empresas de los veintisiete Estados miembros de la UE y la voluntad de dotarlo con hasta 25.000 millones de euros.

Juntos y sin demora

“Tenemos que actuar juntos y hacer lo que sea necesario y actuar rápidamente”, afirmó el presidente del Consejo Europeo, institución que representa a los Estados miembros de la UE, tras una reunión telemática de unas tres horas.

La teleconferencia, que tuvo lugar después de que los ministros de Sanidad de los veintisiete Estados miembros celebraran en las últimas semanas dos consejos extraordinarios para abordar la respuesta al COVID-19, el último de ellos el viernes pasado, sirvió también para acordar que se reforzará la coordinación con conferencias diarias en materia de Sanidad e Interior y se diseñarán “directrices comunes”.

“Medidas proporcionales”

Las capitales subrayaron la necesidad de frenar la propagación del virus porque “la salud de los ciudadanos es la prioridad”, pero destacaron que “las medidas deben de ser proporcionales, de forma que no tengan excesivas consecuencias en las sociedades en su conjunto”.

Acordaron también analizar las necesidades de equipos médicos y proponer “iniciativas para prevenir penurias” a través de herramientas como licitaciones conjuntas y poner especial atención a las “máscaras y respiradores”.

Además, se comprometieron a “reforzar los esfuerzos” en investigación, ámbito para el que la CE ya ha acordado destinar 140 millones de fondos públicos y privados para tratamientos, vacunas y diagnóstico y se creará un equipo de epidemiólogos de distintos Estados miembros.

“Lo más importante es ralentizar la propagación”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, quien avanzó que el Ejecutivo propondrá más medidas en la reunión del Eurogrupo del próximo lunes y, si fuera necesario, los líderes debatirán sobre más herramientas en el próximo Consejo Europeo que se celebrará los próximos 26 y 27 de marzo.

España, el tercer país con más casos nuevos

Mientras Europa reforzaba su coordinación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informaba de que los casos registrados en el mundo aumentan ya hasta los 113.851, de los cuales 4.274 se han contabilizado en las últimas 24 horas, prácticamente todos fuera de China.

En este último país hubo solo 20 nuevos casos, lo que eleva su cifra total de casos a 80.924 y confirma que el núcleo de la epidemia se ha trasladado a otros países. 

Made with Flourish

Los fallecidos por el COVID-19 fuera de China son 872, es decir 186 más que en la víspera, y a ellos se suman los 3.140 registrados en China, donde la mortalidad ha caído con fuerza a 17 decesos en el último día.

Ahora los países afectados con al menos un caso son 110, con cinco que se han incorporado a los afectados: Brunei, Mongolia, Chipre y Panamá y el territorio de Guernesey.

En Italia se han registrado 9.172 casos, 1.197 más que el día anterior, así como 97 decesos más (463 en total).

Por detrás de Italia e Irán (595 casos), España fue el tercer país que más casos nuevos registró (435) para hacer un total de 1.024 personas contaminadas y 28 muertos, 18 de ellos en las últimas 24 horas.

En cambio, en Corea del Sur la situación empieza a mejorar, con 131 nuevos casos, una cifra mucho menor a las que se constataban a diario en las últimas dos semanas.