INTERNACIONAL
11/03/2021 14:28 CET | Actualizado 11/03/2021 16:03 CET

La UE aprueba la vacuna de Johnson&Johnson, la primera de una sola dosis

Es la cuarta autorizada en el club comunitario.

GETTY
Imagen de archivo de la vacuna de Johnson&Johnson, la primera de una sola dosis

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha dado este jueves su respaldo científico a la vacuna desarrollada por Janssen, filial de la farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson, al considerar que se ha probado que es segura, de calidad y eficaz contra el covid-19.

Esta conclusión científica da luz verde a la Comisión Europea (CE) para que pueda emitir una licencia de uso de esta vacuna en la Unión Europea (UE), condicionada a varios compromisos por parte del fabricante, como el seguimiento de sus ensayos clínicos durante los próximos años para detectar cualquier efecto secundario nuevo.

La de Janssen, que solo requiere una inyección para lograr la inmunización, es la cuarta vacuna del covid-19 que logra el visto bueno de la EMA en lo que va de pandemia, después de la de Pfizer/BioNtech, Moderna y AstraZeneca, que ya se están usando en las campañas de vacunación de la UE y exigen dos dosis para proteger contra el coronavirus.

La decisión de la EMA se ha alcanzado por consenso de los miembros del comité de medicamentos humanos (CHMP), que ha concluido que “los datos sobre la vacuna eran sólidos y cumplían los criterios de eficacia, seguridad y calidad”, en base a resultados de un ensayo clínico en voluntarios mayores de 18 años en Estados Unidos, Sudáfrica y varios países de América Latina.

Más de 40.000 participantes

El estudio clínico involucró a más de 43.000 participantes y del ensayo resultó que la eficacia de esta vacuna asciende a un 67% de protección contra el covid-19, un porcentaje considerablemente más bajo que el de Pfizer/BioNTech o el de Moderna (más del 90%), pero cercano al de AstraZeneca (70%).

Los efectos secundarios detectados durante esos ensayos con Janssen fueron generalmente “leves o moderados” y “desaparecieron un par de días después de la vacunación”, con dolor en el lugar de la inyección, dolores de cabeza, cansancio, dolor muscular y náuseas, todos efectos habituales en otras vacunas.

“La seguridad y eficacia de la vacuna se seguirán controlando a medida que se utilice en toda la UE, a través del sistema de farmacovigilancia y de estudios adicionales realizados por la empresa y las autoridades europeas”, ha añadido la agencia.

La Comisión Europea recibirá un informe con las conclusiones científicas de la EMA, que estudiará “acelerando ahora el proceso de toma de decisiones” para anunciar si dictamen sobre si emite una licencia de uso condicional de la vacuna, lo que permitiría añadir Janssen a las campañas de vacunación en la UE.

La UE cerró un contrato con Janssen -con tecnología similar a la de AstraZeneca- para comprar 200 millones de dosis, con posibilidad de solicitar otros 200 millones, y los planes, si la empresa cumple con los plazos de entrega prometidos, son inyectar 55 millones de vacunas de Janssen durante el segundo trimestre del año.

  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    El cuerpo de un anciano víctima del coronavirus, descansa tapado con una sábana sobre una cama en un centro de mayores en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Una persona duerme en una cama a unos pocos pasos de un cadáver, envuelto en bolsas protectoras y tendido en el piso de un centro de mayores, en Barcelona, el 19 de noviembre de 2020.
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Con trajes de protección para evitar infecciones, dos trabajadores de una funeraria preparan el cuerpo de un anciano fallecido por COVID-19 antes de retirarlo de un centro de mayores, en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    El cuerpo de una persona muerta por Covid, cubierta en su cama de un asilo de Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Con trajes de protección para evitar contagios, empleados funerarios sacan el cuerpo de una persona mayor fallecida a causa del coronavirus tras retirarlo de una residencia de ancianos, en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Dos empleados de una funeraria retiran el cuerpo de una víctima de COVID-19 de una residencia de ancianos, en Barcelona, el 19 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Empleados de una funeraria trasladan el cuerpo de un anciano fallecido por coronavirus en una camilla tras retirarlo de una residencia de mayores, en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Marina Gómez, empleada de una funeraria, maneja el cadávez de una víctima del coronavirus en la morgue de su empresa, Mémora, en Barcelona, el 16 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Una empleada de funeraria, tratando un cuerpo, el 17 de noviembre de 2020 en Barcelona. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Un trabajador de una funeraria prepara un féretro de una víctima del COVID-19 antes de su incineración, en un tanatorio de la empresa Mémora, en Girona, el 19 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Un empleado del crematorio recoge las cenizas de un fallecido por covid en el tatatorio de Mémora, Girona. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Familiares de un fallecido por Covid. en el tanatorio Mémora de Girona, el 29 de noviembre de 2020.