La verdadera protagonista de la Super Bowl fue Miley Cyrus

La cantante se encargó del concierto previo al partido acompañada por Joan Jett y Billy Idol, con homenaje a Britney Spears incluido.
Miley Cyrus durante un momento de su actuación.
Reuters
Miley Cyrus durante un momento de su actuación.

The Weeknd ha pasado sin pena ni gloria por la Super Bowl. El cantante ofreció una actuación correcta en la que interpretó algunos de sus éxitos como Blinding Lights, pero en la que faltó el espectáculo que sí transmitieron otras estrellas años atrás. No en vano, Shakira ha sido tendencia en Twitter durante horas desde que terminó el evento y la mayoría de los mensajes eran para pedir que saltara al escenario.

Los aplausos se los llevó Miley Cyrus, que ejerció de telonera con una actuación especial antes de que comenzara el partido. El concierto, emitido a través de TikTok y con todo el público vacunado, tuvo de todo y la artista volvió a demostrar que a polifacética le ganan pocos.

Además de recuperar temas de sus tiempos como Hannah Montana como The Climb, Cyrus tuvo tiempo y agallas para versionar canciones del grupo Nine Inch Nails, el mítico Jolene de Dolly Parton y Heart of Glass, uno de los temas estrella de Blondie.

Ataviada primero con un conjunto clásico de animadora de cuero negro y morado, y después con un traje de jugador de fútbol americano con lentejuelas, ambos de Gucci, la artista se llevó a varios invitados al escenario. La primera fue Joan Jett, ídolo personal de Cyrus, con la que cantó Bad Karma o I Hate Myself for Loving. “No sería yo sin ti”, confesó Cyrus al público y a Jett.

Después fue el turno de otro icono de los ochenta, Billy Idol, que tiró de nostalgia e interpretó con Cyrus White Wedding. La pareja también aprovechó para tocar en directo su colaboración, Night Crawling, que forma parte del último disco de la que fuera Hannah Montana, Plastic Hearts.

Además de versiones y canciones de su nuevo álbum, Cyrus también rescató grandes éxitos de su pasado como el adolescente Party in the USA, con el que intentó animar y hacer bailar al público. La cantante aprovechó ese momento de su actuación para enviar un mensaje de apoyo a Britney Spears. El pasado fin de semana se emitió un documental en Estados Unidos sobre la tutela de Spears, que vive controlada por su padre desde 2007. Sus fans lanzaron en redes el movimiento #FreeBritney y Cyrus ha querido dejar claro que apoya incondicionalmente a la cantante de Baby One More Time.

El pegadizo estribillo de Party in the USA no fue lo único que la artista rescató del pasado. También hubo tiempo para la emoción con Wrecking Ball, uno de los temas más míticos de Cyrus, con el que en 2013 se convirtió en meme. Huelga decir que la que fuera Hannah Montana ya ha dejado atrás la etapa meme y el sambenito de chica Disney, ahora es una estrella.

La evolución de Miley Cyrus