BLOGS
13/11/2021 14:48 CET | Actualizado 13/11/2021 19:45 CET

La vivienda, pilar del Bienestar

La nueva ley define lo que para el Gobierno, para el PSOE, pero sobre todo para la mayoría de las personas es una vivienda digna y adecuada.

ANDREJ CUKICANDREJ CUKIC/EPA-EFE/Shutterstock
Viviendas.

Siempre que el PSOE ha gobernado España, hemos avanzado como país y como sociedad. Pero, sobre todo, ha avanzado y se ha consolidado y ampliado, sin ninguna duda, nuestro Estado del Bienestar. Estos días, cuando la alcaldesa de Paris y candidata a las elecciones presidenciales en Francia, Anne Hidalgo, habla de poner en marcha una ley de eutanasia si gana las Elecciones, comprobamos el progreso de nuestro país en la materia y la evidencia de que somos la vanguardia de Europa en el reconocimiento de derechos y libertades públicas. Ese mismo país, España, que entró en 1985 en la Unión Europea es hoy una de las principales referencias de la socialdemocracia y también una de las principales guías políticas del continente.

La Educación, la Sanidad y las pensiones, que forman parte del Estado del Bienestar clásico, dieron un salto de gigante durante los gobiernos de Felipe González. Lo hicieron con las primeras leyes educativas, con la Ley de Sanidad, vigente aún en la actualidad, o con la reforma y modernización del sistema de pensiones, la puesta en marcha del Pacto de Toledo o con la creación, por ejemplo, de las pensiones no contributivas. Y estos tres pilares han seguido progresando y evolucionando, adaptándose a las necesidades de los tiempos, con los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez. 

Pero no solo hemos defendido e impulsado el Estado del Bienestar en estos más de 26 años gobernando España, de los 42 años de democracia, sino también hemos promovido su desarrollo. Alcanzando nuevas metas como las políticas de Dependencia como cuarto pilar, y ahora con la primera ley de vivienda de la democracia, como quinto pilar del Estado del Bienestar. Una ley que por primera vez en nuestra historia reconocerá y garantizará este derecho contemplado en el artículo 47 de la Constitución Española.

Una Ley de Vivienda, que es uno de los principales compromisos del Gobierno de coalición, demostrando que cumplimos, pero que es, sobre todo, una de las principales preocupaciones de la ciudadanía a la que el PSOE siempre ha querido dar una solución amplia, coherente, realista y consensuada para que tenga permanencia y vigencia en el tiempo.

Esta nueva ley define lo que para el Gobierno, para el PSOE, pero sobre todo para la mayoría de las personas es una vivienda digna y adecuada. Que es aquella que “es habitable, que es accesible, que es eficiente energéticamente y que garantiza, también, el acceso a los suministros básicos sin que su disfrute suponga un esfuerzo financiero inasumible por parte de los ciudadanos”.

Y afronta los principales desafíos actuales en la materia, como son el establecimiento de zonas tensionadas donde se establecerían controles de precios en los alquileres, se destinará el 30% de nuevos desarrollos inmobiliarios a viviendas sociales, se introduce la vivienda asequible incentivada, una figura necesaria para incrementar la oferta a precios asequibles y también incentivos fiscales para pequeños propietarios que rebajen el precio del alquiler. A su vez, la ley protege a los colectivos más vulnerables, estableciendo que los juzgados deberán solicitar a los servicios sociales un informe para acreditar si es una persona vulnerable en procesos de lanzamiento de desahucio buscándose una alternativa habitacional. Y, por fin, un gobierno se ocupa de los jóvenes y de ayudarles a desarrollar un proyecto de vida que empieza pudiendo emanciparse y teniendo una vivienda. Para ellos, ya en 2022 se pondrá en marcha un bono para el pago del alquiler con una ayuda de 250 euros mensuales. 

Si con el cuarto pilar del Estado del Bienestar se protegía a las personas mayores y dependientes con la Ley de Dependencia, este quinto pilar del Estado del Bienestar va a proteger a la juventud con la Ley de Vivienda.

ESPECIAL PUBLICIDAD