ECONOMÍA
19/06/2020 14:00 CEST | Actualizado 19/06/2020 15:36 CEST

Lagarde avisa a los líderes de que "lo peor está por llegar" y el paro de la eurozona podría subir al 10%

Afectando especialmente a la población joven.

Thomas Lohnes via Getty Images
Christine Lagarde, presidenta del BCE, el 12 de marzo de 2020 en Frankfurt, Alemania (Thomas Lohnes/Getty Images)

Ninguno podrá decir en el futuro que no lo sabía. Los jefes del Estado y de Gobierno de los 27 países que conforman la Unión Europea se reunían este viernes para negociar el fondo de reconstrucción Next Generation EU, dotado con 750.000 millones de euros para la recuperación de la economía tras la pandemia del coronavirus

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha advertido en la cumbre de que se avecinan curvas en la economía. El impacto de la pandemia sobre el mercado laboral todavía no ha llegado a su peor punto. “Todavía está por llegar”, ha asegurado.

La tasa de paro de la UE podría alcanzar el 10%, según las previsiones de la dirigente del organismo supervisor. El desempleo tendrá especial incidencia en entre la población joven, como ya ocurrió en la crisis financiera.

Es uno de los mensajes que, según fuentes diplomáticas, la francesa ha trasladado a los líderes europeos en la primera toma de contacto sobre el plan de recuperación y el presupuesto comunitario para los próximos siete años.

Lagarde, en concreto, ha apuntado que el BCE espera una caída del PIB de la eurozona del 13% en el segundo trimestre de este año con respecto a los tres meses anteriores y una contracción en todo 2020 del 8,7%.

“Lo peor del impacto en los mercados laborales todavía está por llegar”, ha expresado la presidenta del instituto emisor en la reunión, señalando que la tasa de desempleo en la eurozona podría elevarse al 10% y golpear “particularmente duro” a los jóvenes europeos. Según los últimos datos ofrecidos por la oficina europea de estadística Eurostat, el paro en la eurozona se situó en el pasado mes de abril en el 7,3%.

La francesa ha apuntado también, según las mismas fuentes, que las medidas “decisivas y efectivas” adoptadas hasta ahora tanto a nivel nacional como europeo han funcionado para impulsar un cierto “rebote” de la economía y “comprar algo de tiempo”. Esto “se ha reflejado en la confianza de los mercados”, pero ha advertido que un “fracaso” en las negociaciones sobre el fondo de reconstrucción “podría conducir a un cambio en esa confianza”.

“Está en nuestras manos forjar la recuperación que queremos ver y para eso necesitamos una visión positiva”, ha subrayado Lagarde en su intervención ante los jefes de Estado y de Gobierno, a quienes ha trasladado que el paquete de recuperación debería ser “rápido, flexible y estar anclado con firmeza en las reformas económicas”.

La presidenta del BCE ha incidido, además, en que “cuanto antes se acuerde este paquete, mejor será para la economía de la UE”.

Nueva cita a mediados de julio tras constatar sus diferencias 

Los jefes de Estado y de Gobierno han concluido su reunión telemática sin progresos sustanciales sobre el diseño del futuro plan de recuperación económica tras la pandemia, tal y como era previsible, y se han citado a una nueva reunión a “mediados de julio” que, si es posible, será presencial en Bruselas y en la que intentarán llegar a un acuerdo.

En una rueda de prensa tras cuatro horas de cumbre telemática en las que los líderes europeos han expresado sus planteamientos, el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, ha explicado que, aunque hay un “consenso emergente”, todavía hay “dificultades” en algunos puntos sobre los que deben trabajar.

“Tenemos la intención de tener una cumbre presencial a mediados de julio en Bruselas”, ha explicado el exprimer ministro belga, que será el encargado de poner una nueva propuesta para el presupuesto de la UE para los próximos siete años como para el fondo de reconstrucción con el que contrarrestar tras la pandemia de Covid-19.

Merkel mete prisa para aprobar el fondo

La canciller alemana Angela Merkel advirtió tras la cumbre que se necesita un acuerdo rápido sobre el plan para hacer frente a la repercusiones económicas del coronavirus debido a las dimensiones de la crisis.

“Está claro que necesitamos un acuerdo rápido. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, nos ha recordado que estamos ante la crisis económica más grande de la historia de la UE y hay que actuar pronto”, dijo la canciller en una comparecencia ante la prensa.

Merkel aseguró que no hay disenso sobre la construcción jurídica del plan, en el que la Comisión acudiría a los mercados para financiar el paquete de 750.000 millones de euros, pero si en cuanto al monto y la estructura de las ayudas.

“Algunos quisieran que se otorgaran solo créditos y no ayudas a fondo perdido, otros preferían menos créditos y más ayudas”, explicó Merkel.

“Sin embargo, creo que estamos en una situación en la que podemos empezar a negociar. Las distintas posiciones no se han hecho más radicales”, agregó.

 
Photo gallery Qué opina la prensa internacional de la gestión de España durante el coronavirus See Gallery