LaLiga registra pérdidas históricas de 892 millones de euros, más de la mitad concentradas por el Barça

Por la reducción por traspasos de futbolistas, que supone la mitad del golpe, y la ausencia de ingresos en abonos y taquillas.
Plantilla del Barca.
Plantilla del Barca.
NurPhoto via Getty Images

Los clubes españoles del fútbol profesional acabarán la actual temporada con pérdidas de unos 297 millones de euros, según estimaciones de LaLiga, que cerró el informe de la temporada 2020-21 con pérdidas de 892 millones por el impacto de la covid-19 en el mercado de jugadores y las taquillas.

Esas pérdidas de 297 millones que la patronal de los clubes del fútbol profesional español estima para el cierre de la actual campaña ha sido desvelada por su director general, Javier Gómez, en la presentación del Informe Económico-Financiero de la temporada 2020-21, en la que los clubes perdieron 892 millones, pérdidas de las cuales un 55% se concentran en un solo club, el Barcelona.

El segundo año de pandemia, que afectó a la campaña completa obligando a jugarla sin público a diferencia de la temporada 2019-20 cuando afectó desde marzo, restó un 24,1% de ingresos a los clubes del fútbol profesional, que cerraron la 2020-21 en 3.818 millones de ingresos.

La merma tuvo dos causas principales: la reducción por traspasos de futbolistas, que supone la mitad del golpe, y la ausencia de ingresos en abonos y taquillas al disputarse prácticamente toda la temporada sin aficionados, según ha explicado Gómez en un encuentro con medios de comunicación.

El resultado de explotación (ebitda) fue de 154 millones, cuando en las temporadas normales estaba “por encima de los 1.000 millones”, ha explicado Gómez. El patrimonio neto queda situado en 1.192 millones de euros, un descenso del 31,7% frente a los 1.747 millones del curso anterior.

Menos inversión

También la inversión neta se redujo, hasta los 300 millones, el menor número de las últimas seis temporadas, producto del descenso de inversiones en futbolistas, algo que para LaLiga supone “un estabilizador automático” ya que al haber invertido menos en jugadores los clubes tendrán que afrontar menos gastos por amortizaciones de esos fichajes en las próximas campañas.

Los clubes redujeron su inversión en jugadores en casi 1.000 millones (de 1.533 millones en la temporada 2019-20 a 574 en la 2020-21) hasta el punto que la inversión neta en futbolistas de la temporada 2020-21 fue de 5 millones frente a 405 millones de la campaña anterior. La mayoría de la inversión del curso pasado fue en infraestructuras, un total de 296 millones entre todos los clubes.

“Esa es una de las claves de que pese a haber perdido casi 900 millones, la deuda haya crecido solo en 236 millones”, ha enfatizado Gómez.

Recuperación en la próxima temporada

La patronal de los clubes de fútbol ha avanzado el resultado que espera para el cierre de esta campaña 2021-22, en la que volverá a producirse un resultado neto negativo, con pérdidas de 297 millones, lo que supone una reducción de pérdidas del 66,7%, según lo que Gómez ha calificado como “un escenario razonable”, que podría cambiar, si por ejemplo un club realiza una venta importante.

Esas pérdidas quedarían en 140 millones quitando las que LaLiga considera “recuperables”, porque se deben a las aportaciones económicas del fondo de inversión CVC Capital Partners por el Plan Impulso (155 millones antes de impuestos), que los clubes pueden devolver en cuatro años, y el efecto de las ampliaciones de capital realizadas por algunos clubes (54 millones antes de impuestos).

Los ingresos totales de la temporada que está a punto de concluir serán de unos 4.012 millones de euros, un 5,1% más que el curso anterior, y el ebitda de 432 millones, un 180,9% más. Como producto de todo ello, la deuda financiera neta permanece estable y quedará situada en 1.948 millones al final de esta temporada.