Las bolas chinas, mucho más que un juguete

Se usan para experimentar todo tipo de sensaciones placenteras, pero también utilizan para ejercitar el suelo pélvico.

La mayoría de la gente piensa que las bolas chinas son un juguete. Nada más lejos de la realidad. Es cierto que pueden usarse para experimentar todo tipo de sensaciones placenteras durante los momentos más íntimos. Pero ese solo es uno de sus usos, porque las bolas chinas también se han utilizado durante años para ejercitar el suelo pélvico.

Un poco de historia…

Lo primero que llama la atención es que las bolas chinas no proceden de en China sino de Japón. Concretamente se cree que se inventaron hace unos 1.500 años. En aquel entonces reinaba en Japón un emperador conocido por su enorme apetito sexual. Tanto es así que sus consejeros tuvieron que idear algo para que las concubinas estuvieran “siempre listas”. Lo que se le ocurrió fueron las bolas chinas o bolas Ben Wa: dos pequeñas bolas unidas por un lazo que las mujeres podían introducirse para estimularse y mantenerse lubricadas.

El invento tuvo éxito y pronto muchas mujeres descubrieron que también podían usarlas no solo con fines eróticos sino también terapéuticos. El diseño original también ha sufrido muchas variaciones. En la actualidad, encontramos gran variedad de modelos como las que podemos ver en el catálogo de Vibrashop, uno de los vendedores más destacados en España.

Bolas chinas y suelo pélvico

El suelo pélvico está formado por el conjunto de músculos y ligamentos que hay en la base de la pelvis. Sostiene los aparatos digestivos, urinario y reproductor, y controla la retención y evacuación de orina. Se trata por tanto de un conjunto muscular bastante importante. Sin embargo, puede debilitarse por muchos motivos. En el caso de las mujeres las causas más habituales de debilitamiento del suelo pélvico son la inactividad, el sobrepeso, el embarazo o la edad.

Un suelo pélvico demasiado débil puede causar problemas como la incontinencia urinaria o la disfunción sexual. De ahí la importancia de hacer ejercicios para su fortalecimiento. Es ahí donde entran en juego las bolas chinas, ya que son uno de los mejores aliados para ejercitar el suelo pélvico.

¿Cómo usar las bolas chinas?

La forma más sencilla de usar las bolas chinas para entrenar los músculos del suelo pélvico es introducirlas en la vagina. Llevarlas dentro mientras la mujer se mueve o da un simple paseo ya ayuda a que el suelo de la pelvis se fortalezca. Además, muchas bolas terapéuticas tienen una dentro una pequeña esfera. Al moverse, esta esfera golpea dentro de las bolas, haciendo que vibren y estimulen las paredes vaginales.

No hay que temer que las bolas “se pierdan” dentro. Están diseñadas para adaptarse a la vagina y tienen un hilo que se deja fuera como en los tampones.

Más allá de eso hay toda una serie de ejercicios con bolas chinas que pueden ayudar a mantener el suelo pélvico en las mejores condiciones. En Internet pueden encontrarse decenas de tablas de ejercicios para todas las edades y todos los objetivos, desde prevenir la incontinencia hasta aumentar la intensidad de los orgasmos.

Ya sea para mejorar la salud pélvica o la vida sexual está claro que las bolas sexuales son algo que conviene guardar en la mesita de noche.