NOTICIAS
29/01/2021 20:47 CET

Las dos comunidades donde ya no podrás salir a correr sin mascarilla

Pese a las restricciones, Comunidad Valenciana ofrece una excepción a la norma.

FABRICE COFFRINI via Getty Images

Desde el lunes salir a correr no valdrá como excusa para quitarse la mascarilla en dos autonomías de España. Ni siquiera cuando vayas a solas por una calle despoblada. Galicia y Comunidad Valenciana han preparado nuevas restricciones que afectan a todos los deportistas, pero especialmente a los runners.

En toda España hoy es obligatoria llevarla, también mientras se “entrena”, pero siempre y cuando no haya suficiente distancia social con otras personas. Se mantiene el debate entre deportistas y expertos sanitarios sobre lo recomendable de su uso, algo en lo que también ha entrado la OMS, detallando qué tipos de mascarillas sirven y cuáles no para esos momentos

Ahora, la cosa cambia. El Govern valenciano publicará mañana el texto oficial con la prohibición hasta el 15 de febrero de hacer “cualquier actividad física” sin mascarilla en todos los núcleos poblacionales para mayores de seis años. Esto incluye las calles, las zonas verdes y las playas urbanas. En todas ellas, además, solo podrán compartir ejercicio dos personas salvo que sean convivientes. Las únicas excepciones a la norma se refiere a quienes entrenen fuera de núcleos urbanos.

Comunidad Valenciana presenta, a fecha de 29 de enero, el peor dato de incidencia acumulada de todo el país, con 1.431,28 casos de media (el promedio nacional es 886,67). También marca los números más altos en mortalidad en la última semana, con casi 500 víctimas, y en ocupación de camas hospitalarias (63,29% en las UCI solo por covid, solo superado por Melilla).

Galicia, aún más dura

En el caso de Galicia la decisión es aún más severa. Desde este miércoles y durante al menos tres semanas, la utilización de mascarilla es obligatoria siempre, para correr, hacer bici o andar y aunque se pueda garantizar la distancia física de dos metros con otras personas.

Se trata de la primera comunidad que impulsó esta práctica no como recomendación sino como ley, un camino que ahora ha tomado la valenciana y que podrían asumir otras.

La situación epidemiológica en Galicia es algo menos crítica en términos absolutos, aunque la Xunta se ha visto obligada a endurecer otras condiciones del día a día. Su incidencia es de 768,18 y su saturación hospitalaria está por debajo de la de España, pero sí nota un repunte en muertes recientes.